Lo que dejo atrás

Lo que dejo atrás
caminar

También Sígueme en

  • El narrador - Verónica rompe en llanto de desesperación, las semanas ya le han parecido años encerrada en ese lugar pese a sus caminatas, pese a que le permiten estar ...
    Hace 1 año
  • Intermedio - ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: El desamor como principio básico de mi existencia, o de la Existencia, así...
    Hace 2 años

domingo, 31 de agosto de 2014

»Así que yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá la puerta. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre. Lucas 11:5-10

 «El reino de los cielos es como un hombre que sembró buena semilla en su campo. Pero mientras todos dormían, llegó su enemigo y sembró mala hierba entre el trigo, y se fue.
Cuando brotó el trigo y se formó la espiga, apareció también la mala hierba. Los siervos fueron al dueño y le dijeron: “Señor, ¿no sembraste semilla buena en tu campo? Así pues, ¿de dónde salió la mala hierba?  
"Esto es obra de un enemigo". Entonces los siervos le preguntaron: ¿Quieres que vayamos a arrancar la mala hierba?" Pero él les dijo: “No, porque al arrancar la mala hierba, podéis arrancar también el trigo. 
Dejad que crezcan juntos hasta la cosecha. Entonces diré a los segadores: Recojed primero la mala hierba, y atadla en manojos para quemarla; después recojed el trigo y guardadlo en mi granero.
(Mateo 13:24-20)




-¿Conoces a un buen sacerdote?

- ¿Para qué? ¿Te quieres confesar?

- No, en realidad quisiera platicar con alguien…

- ¿Y por qué un sacerdote?

- Quiero que alguien me detenga. A veces, cuando me doy cuenta de lo incongruente que es mi cuerpo con mi interior, me duele, pero no sé cómo pararlo, no sé cómo detenerme. Me han dicho que debo ir a terapia, que hable con mis padres, que vaya a misa y lea las escrituras, que me confiese, etc. Tú mismo lo has hecho, me has dicho mil cosas, que debo tener fe, que mi problema es que soy egoísta…perdona, no quiero llorar pero en verdad me duele. Resulta que todos opinan, que siempre tienen una opinión de qué debiera o no debiera hacer, tienen una explicación para cada una de mis conductas y la perfecta justificación para que deje de hacerlas.

Pero no escuchan, no realmente, tú lo haces con oídos de religión calada hasta los huesos, otros, lo hacen con barba y lentesitos de papi Freud; otros con letreros de libertad-libertinaje-ideología feminimachista neomoderna. Algunos me escuchan con asombro sin saber qué decir, y en seguida lo borran de su memoria auditiva inmediata para no sentirse perturbados.

Para unos soy una santa mujer de buenas costumbres, para otros soy una perra puta, para algunos una pendeja desorientada, para otros una mala influencia. Todos de acuerdo al punto donde centren su vista y sus oídos. ¿Por qué un sacerdote? Si a ti te recrimino que me escuches con toga y rezando el padre nuestro, es tan absurdo entonces buscar un sacerdote, ¿no crees? Pues resulta que mi alma busca un consuelo, dime dónde encuentro de esos sacerdotes protagonistas de las series de televisión de antaño, aquellos que acompañaban al joven a pedir la mano de la muchacha, aquellos que encontrabas limpiando por sí mismos el templo, aquellos que conocían a las familias de la congregación, aquellos que podían sentarse a hablar un problema personal fuera del espacio de la confesión, como una persona libre de prejuicios y guiado, sí, por una sólida base moral y espiritual, aquel que no corría de su templo a un gay o una lesbiana cuando iba a decirle su sufrimiento sino que le escuchaba primero, brindaba consuelo después y ofrecía una guía más tarde.

No necesito que me escuchen, nadie, anteponiendo esa mirada compasiva-reprochadora-anticipada cuando aún no comienzo a hablar, no necesito esa boca que me humilla diciendo que haga lo que quiera porque ya se ha cansado de escuchar siempre la misma historia.

Quiero alguien que me detenga. Quiero alguien que me diga que el único paso atrás que no se puede dar es la muerte misma. Quiero alguien que abrace mi dolor, lo tome en sus manos y me lo entregue después; yo entenderé con eso que me ha escuchado, que ha comprendido lo que en mi interior se desgarra.

-Dime, amigo, ¿hay alguien en tu mundo espiritual, religioso, con esa capacidad de amar a un desconocido? ¿No lo hay?

-No…no conozco a nadie.

-Sí, no importa…más adelante, con el tiempo, quizá yo lo entienda y no tenga que buscar a nadie. Quizá la edad me vaya marcando el paso, ya cuando todos los demás encuentren su camino, cuando todos mis amigos estén inmersos en sus vidas no tendrán tiempo de mirarme compasiva-reprochadora-anticipadamente; estarán enfocados en sus proyectos personales y familiares, tendrán personitas que guiar, a quienes dirigir su atención auditiva. Podré sentirme aliviada en silencio, ya sin juicios  y con la misma atención de escucha, sólo que abiertamente sorda.

-A veces intento no hacerlo, no mezclar mis creencias al escucharte, pero no tengo otro parámetro para hacerlo. En eso creo, es mi base, mi educación, mi guía de vida. Como lo es para los demás la psicología, la paternidad, la libertad o libertinaje como le nombras, las ideologías machistas o feministas. Todos tenemos una base ideológica o religiosa que nos rige, y no solo nuestra conducta personal sino la conducta hacia los otros, un hombre de dios no ve a una mujer de la mismo forma en que la puede ver un hombre machista o una mujer feminista; el concepto de mujer varía para cada uno de ellos; pienso que es casi imposible hacerlo de otra manera, al menos no en estos tiempos en que parece que para todo hay que tomar partido y casi siempre extremoso.

-Yo lo sé y lo entiendo. Entiendo que quizá todos necesitamos ese eje rector. En parte es la base de mi sufrimiento, por eso tengo ese deseo de querer que alguien me detenga. Es mi fantasía, que me rescaten, ¿quién o qué? No importa. ¿Y mis bases? Allí están, sí las hubo, me las metieron en la cabeza igual que a todos los niños de este mundo; el punto fue que también las pusieron en tremenda crisis en periodos clave de mi desarrollo. ¿Ahora? Puedo decidir, siempre creí que podía decidir, que ya podía elegir mi propio camino. Ya no estoy tan segura. Cuando reviso cada uno de mis días, cada una de mis elecciones, cuando pienso porqué esto sí y esto no; me doy cuenta que no soy tan libre ni tan capaz como pensé; que hay una línea que me divide, que me aleja entre las bases morales que aprendí de niña y el camino que recorro a diario. Yo no puse esa línea


Ya no sé qué más decir…quizá sólo necesite un abrazo.

martes, 5 de agosto de 2014

Con esta tristeza



Tejeré sueños sobre almohadas ajenas,
Regalaré abrazos a niños abandonados,
Escucharé el sollozo del llanto del mundo
Con esta tristeza.

Pasaré noches en vela hilvanando letras,
Contaré historias de amor que no terminan,
Arroparé recuerdos de historias ajenas
Con esta tristeza.

Limpiaré mis mejillas con invisibles lágrimas secas de antaño,
Abriré mis ojos a la oscura noche,
Escucharé el canto del silencio
Y esperaré en el vacío tu regreso
Con esta tristeza.

Viviré, robando calor de brazos que no me pertenecen,
Dormiré, soñando sonrisas dedicadas a otros rostros,
Despertaré, al lado de caras sin nombre,
Con esta tristeza, buscaré en el mundo terrenal

a quien ya en brazos de un dios descansa.