Lo que dejo atrás

Lo que dejo atrás
caminar

También Sígueme en

  • El narrador - Verónica rompe en llanto de desesperación, las semanas ya le han parecido años encerrada en ese lugar pese a sus caminatas, pese a que le permiten estar ...
    Hace 1 año
  • Intermedio - ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: El desamor como principio básico de mi existencia, o de la Existencia, así...
    Hace 2 años

miércoles, 9 de diciembre de 2009


Cuando siempre se está al límite... he pensado si acaso será verdad que uno vive repitiendo sólo unos cuantos episodios de nuestra vida, aquellos que por su intensidad nos marcaron de alguna manera, y entonces eso, eso no es vivir.

Una y otra vez dandole vueltas al mismo asunto, reedificándolo sobre nuevos cimientos quizá, pero el mismo. Es como si a diario vieramos el mismo capítulo de nuestra serie favorita y sólo unas cuantas encontráramos colores distintos, frases que quizá no escuchamos, una risa que no habíamos entendido, una mirada que ahora lo explica todo... pero el absurdo sigue y nunca cambia, siempre es la misma escena...

Repetir el mismo error hasta que un día de pronto, aparentemente lo cambias, pero en realidad sólo se comete con otra persona, con otra situación, con otro momento al que no le corresponde, nada de lo que sientas será por esa situación sino ligada a otra pasada, la originaria, la verdadera causa y no obstante sigues viviendo creyendo que todo va cambiando, que el tiempo avanza, que tú evolucionas, pero todo gira alrededor del mismo punto...

lunes, 2 de noviembre de 2009

Nubes rosas


A los 8 soñaba que en unos años formaria una hermosa familia, a los 9 soñar era mi forma de vida, construí un mundo alterno de fantasía donde las nubes eran rosas y el cielo se podía tocar si subías al cerro más alto del pueblo.

A los 10 me escapé de casa al ver mi mundo irreal amenazado; andaba de ciudad en ciudad y caminaba en las plazas descalza y con el pelo alborotado, con un vestido de jirones que encontré en la basura y la cara maquillada de mugre, pero las nubes volvían a ser rosas y de vez en vez escapaba al puente más alto intentando tocar de nuevo mi cielo.

Anduve dos años vagando, consiguiendo dinero en los estacionamientos cargando mandado, en alguna ocasión alguna señora me llevaba a su casa y me daba de comer a cambio de que le ayudara a limpiar la casa, cuando había suerte me dejaba ducharme y me hacía de ropa "nueva". Era feliz en mi mundo escaso de pertenencias, era libre de soñar y me comía el mundo a bocanadas.

A los 12 la casa volvió, que no volví yo, por poco me pierdo en mis sueños, un día en el puente alcancé a tocar mi cielo y allí me acurruqué sin querer despertar... el cuarto con sus paredes blancas y frías, sin ventanas y con mucha luz engañaron a mi soñadora caja oscura y me fue atrapando entre sábanas blancas, tiesas, frías.

Mis ojos engañados sólo percibían blancura, mis manos atadas a los costados de la cama buscaban arrancarse las agujas insertadas en su vena, mi garganta quería escupir y dolía por el tubo que entraba a través de ella. Que terrible pesadilla era esa, desesperada hice todo por regresar a mi mundo "real", o no, pero mi mundo al fin.

Volví a cerrar los ojos. Tengo 23 años, voy caminando descalza por la carretera, veo un puente, siento cómo choca el aire con mi rostro mientras desciendo en un vuelo fantástico y mis manos van rozando suavemente las nubes, voy entrando a mi cielo y esta vez no pienso volver...

domingo, 1 de noviembre de 2009

La muerte de pingüino


Anoche aún creí escucharlo moviéndose, todavía su olor permanece en la habitación, se ha vuelto como una presencia invisible, que no obstante se percibe, se siente, se sabe que está allí...

Ese día mi primer movimiento en la mañana fue para verle, estaba allí en una esquina, algo triste, pero aún levantó las orejas al oír que me acercaba; quieto me miraba, le acaricie y lo tomé en mis brazos como cada mañana al despertar, lo sentí frágil, cansado, pero aún sus ojos me miraban atentos y se acurrucaba respondiendo a mis caricias.

No pasó mucho tiempo...volví a la cama y en ensoñaciones escuché que se movía, -que bien-pensé, ya se está recuperando; pero la realidad nos tenía una sorpresa...

Al levantarme de nuevo, ya con la intención de iniciar mi día, me acerqué de nuevo, quería llevarlo conmigo a la tienda y que me acompañara a preparar el desayuno, pero la escena que mis ojos vieron fue muy triste, pinguino yacía sobre un costado y con sus patitas estiradas, parecía dormir y levantó levemente la cabeza cuando me acerqué, pero no pudo levantarse, lo tomé en mis brazos y dije está muriendo.

Pasaron sólo minutos, minutos eternos y dolorosos, minutos tristes sabiendo y no queriendo aceptar que serían los últimos, lloré, lloré y lo miraba despidiéndome y guardando su imagen en mi recuerdo...mi pequeño pingüinito...mi bebe...nuestro hijo moría.

Por la noche lo enterramos, mi amor, su padre, cabo la tumba pequeñita y esa fue la última vez que lo toqué, aún su cuerpo estaba caliente...sigo triste. Le extraño.

Y sólo el recuerdo me quedó, pues no hay fotos, no hay rastro de que existió, pero su presencia sigue aquí...perdoname el no haber sabido cómo cuidarte...





PD.

Sabes hermano lo triste que estoy, se me ha hecho un duelo de trinos y sangre la voz. Se me ha hecho pedazos mi sueño mejor, se ha muerto mi niño, mi niño, mi niño, mi niño, hermano.

...

Yo le había hecho una blanca canción del amor entre una nube y un pez volador. Lo soñé corriendo abrigado en sudor, las mejillas llenas, las mejillas llenas de sol y dulzor.

...

Y estamos pensando, sería mejor, el marchar los tres, el marchar los tres, a quedarnos dos.

Juan Carlos Baglietto


miércoles, 28 de octubre de 2009

Sensaciones


Un puntito de luz parecía crecer en el fondo, el fondo de algo, un espacio vacío que parecía absorberlo todo; o quizá ella se comenzaba a hacer pequeñita. Lo cierto es que la oscuridad y la luz la atrapaban, es como si cada una la atrayera hacia un centro de gravedad igual de intenso, a tal punto que la mareaba.


Avanzaba flotando en el espacio, haciéndose cada vez más pequeñita...


El frío la despierta, abre los ojos e inspecciona la habitación, por unos instantes sigue sintiendose en el sueño...vuelve a dormir, a hacerse pequeña otra vez.


En el túnel encuentra a pinguino, lo quiere tocar y desaparece... pinguino salta, salta, salta...vuela y salta, revota y ahora ya no es pinguino.


Los ojos negros no dejan de mirar. Martina es y no está, se mira a sí misma desde algún punto inexistente y desde allí llora...

lunes, 26 de octubre de 2009

Te vas


Quédate conmigo, abre tus ojos nostálgicos,

fíjalos en los míos, nublados por el llanto de sentirte partir

y seca mis lágrimas con tus manos tibias.


Abrázame fuerte y sosténme,

que mis piernas yacen flácidas

y han perdido la fuerza que me mantenía en pie.


Esparce un poco de tu perfume en el aire

antes de cerrar la puerta tras de ti,

que ya siento gas venenoso recorrer mi sangre...


Déjame tocarte una vez más y al final

déjame dormida en la cama para no verte partir,

en mi sueño te haré eterno y nunca más despertaré...

viernes, 18 de septiembre de 2009

Puntos suspensivos


-No enciendas la luz, así en la penumbra mira tu reflejo en el espejo. Quizá sólo percibas una silueta oscura, sin una forma bien definida y sin embargo estas seguro de que ese reflejo eres tú. Así conoces tu interior, sólo un esbozo de él, una maqueta aún sin terminar que no obstante está completa.

Yo guardo silencio por un tiempo, un tiempo indefinido, mi voz se calla porque no quiere ser escuchada y no porque no tenga nada que decir, he abierto de nuevo esa cajita de cristal y guardado allí mis sentimientos.

Me sentaré en silencio en la oscuridad de un cuarto vacío, me acostaré en el piso frío sin cobijas, me alejaré del mundo y los amigos, me volveré un solitario...pero si siempre lo he sido.

Amigos desconocidos de este espacio gracias por seguirme todo este tiempo, les dejo mis suspiros y un largo y profundo silencio.

martes, 8 de septiembre de 2009

¿Cómo se habla con un padre?
De mis ojos cansados ni una lágrima puede caer, y sin embargo siento ese nudo en la garganta que te impide que la voz salga, esa opresión en el pecho que te recuerda lo que se siente estar solo...

Estoy cansada, cansada, cansada y no quiero dar explicaciones, quiero llevar yo el ritmo de mi vida, las riendas de mi vida, y mantener privado lo que es privado...

Ya no quiero ser la hija, ni la madre, ni la esposa, ni la hermana...quiero ser yo y sólo yo.

sábado, 29 de agosto de 2009

Tangible



Te necesito y tengo tanto miedo de no tenerte nunca, de que te quedes eternamente en mis sueños, como mi más grande anhelo y nada más, mi más profunda ilusión y felicidad.

Te he visto tomar mi dedo con tu diminuta mano, te he sentido acurrucado en mi pecho, te he acariciado hasta quedarte dormido y me he pasado la noche velando tu sueño.

Y todos mis miedos luchan contra ti, un torbellino te envuelve alejándote de mi, queda sólo la esperanza, la vaga ilusión, una especie de añoranza...porque te conozco, tienes vida en mí sin haber nacido aún...

Si fuera una persona de fe, rezaría, si fuera una mujer religiosa llevaría flores a los santos e iría a misa. No lo soy. Soy una mujer de razones...miento, soy, sólo soy, una mujer de ilusiones...

Sin voz


...y las hojas quedaron en blanco...

silencio en el horizonte, rojo intenso, amarillo y gris... tomaste con ambas manos mi rostro, fijando tu mirada intensa en mis ojos, temblabas, tus labios se mordían y las lágrimas hacían brillar aún más tus ojos.

sabía que te ibas sin querer, queriendome aún y me dolía, pero en mi orgullo te dejaba partir. Vete dulce amargura, aléjate pronto antes de querer perderme en tus labios de nuevo, déjame ya mi más tierno amor que estoy a punto de recoger mi corazón tirado a tus pies y ofrecértelo de nuevo...

jueves, 27 de agosto de 2009


Se va resignando a cada minuto un poco más

ya no es novedad mirar al cielo de vez en vez y encontrar nubes grises

ya no es extraño que ver el sol directo le ciegue

carga con ella una tristeza crónica...que ya no siente.


Los escalones se fueron derrumbando,

vio partirse el muro, como una gran estría de hombre obeso desde la esquina superior,

lluvia de piedras golpearon su rostro, ella no se protegio...no quizo hacerlo.


Escucha el sonido del piano, alguien lo toca, melodia romántica;

cierra los ojos y siente cómo se va elevando del suelo,

su cuerpo flota y gira en el centro del cuarto derrumbado,

emerge de entre los escombros y sus heridas abiertas derraman gotas sutiles de líquido azul

¿azul? quizá era verde amarillento, quizá es la pus y no la sangre...


Sigue girando, la música la eleva, ese piano tocado con dulce armonía...

y de sus ojos muertos aún brotan lágrimas...

jueves, 20 de agosto de 2009

Desconocido



Nada se dio por perdido, sólo ese escrito que se ha hecho el desaparecido y que luchó contra toda posibilidad de existencia, anulandose a sí mismo en cuanto fue escrito.

Tal pareciera que el bolígrafo borraba o quizá el odio...o fue el amor?

La boca enmudeció, la mano temblorosa cesó de escribir...

Cerebro y corazón cambatieron en una tempestuosa lucha, anulándose ambos; el uno dejo de pensar, el otro dejó de sentir...

...y así, ese texto desapareció, como si jamás se hubiese elaborado en las sinapsis cerebrales del área de broca y el área de Wernicke se atrofio mientras alguien le explicaba porque debía desaparecer...veneno...

¡Qué lastima que las amnesias pueden evolucionar! para bien o para mal... veneno, veneno que llega como imágen, se mueve como película, se escucha como risa y se siente y sabe a muerte...

No me dejes de abrazar...y el miedo


Dime quien...

Mira, así puede ser, mira, mira, no gires el rostro, no desvíes la mirada; mira, mira, que esto que parece una mancha borrosa y gris es tu hijo, mira, mira, que quién podría...

No me lo pidas, no me lo digas; no lo rechaces, no me rechaces, no te rechaces; que es el fruto de tu semilla, que de la ecuación es el resultado... mira, mira, que no te cortarías un brazo; sólo toma esta foto por un instante, si nada sientes... si nada ves... dime quien...

Quién podría, mira que yo no...

Por favor, por favor...




...no me dejes de abrazar...

martes, 18 de agosto de 2009

Amor


Anoche me levanté de la cama y en la oscuridad roce tu cuerpo, estabas tranquilamente dormido, tu respiración era apenas perceptible, no podía ver tu rostro pues la noche era completamente oscura, me quedé parada varios minutos al pie de la cama sólo sintiendo tu presencia.

Luego volví a recostarme a tu lado, te abracé por la espalda y tú no te moviste, estoy segura que en la profundidad de tu sueño ni siquiera lo sentiste, y me dieron ganas de llorar, llorar de amor por ti...

No sé qué estoy escribiendo...Te amo, sólo quédate con eso...

Amiga



Hoy he pensado en ti, de la nada apareciste en mi mente, estaba yo recostada leyendo textos académicos y medio dormida cuando tu imagen apareció, y me han dado ganas de escribirte, a veces no soy buena hablando y siempre he pensado que otras muchas soy incapaz de transmitir por otro medio que no sea este y... ya sabes, todo el afecto que pueda sentir por una persona.

Hoy solo he querido decirte que te aprecio y eres importante para mí, en mi vida; tienes tantas cosas que admiro y respeto, eres en ciertos aspectos mi contraparte y en otros un complemento, mi opuesto y mi igual.

Gracias por mentarme la madre cuando ha sido necesario, gracias por abrazarme aún cuando quisieras mejor patearme el trasero por mis estupideces y no obstante te alías en mi dolor, gracias por intentar comprender y por escucharme aún sin entender...

Te quiero, ya sabes?...

Sueños



Esta bien, sí, estoy triste, sólo un poco, levemente triste, como cuando cae una simple llovizna que dura unos instantes y luego vuelve a salir el sol con toda su intensidad; así me encuentro, algo confusa también, hay algo que no me ha dejado dormir bien los últimos tres días y empiezo a tener esos sueños perturbadores que te dicen todo y nada, que te dejan esa sensación angustiante de que algo debes hacer al respecto, sin saber si es para adelante o para atrás.











Ya lo admití, y, ahora que sigue...

lunes, 17 de agosto de 2009

Alicia (continuación)

Un día Alicia despertó con una luz cegadora que le daba al rostro, vio a su alrededor cubriéndose los ojos acostumbrados a la oscuridad, adaptados a ver sólo a través de la rendija de esaventana que por años había sido su único contacto con el mundo externo, un mundo completamente desconocido y a tal grado, que le causaba más temor que curiosidad.


Era lunes 20 de julio, claro que esto Alicia no lo sabía, acostumbrada a un mundo sin tiempo, sin día ni noche, sin medida, donde ni siquiera el oxígeno que la mantenía viva era por completo libre, en el cual la cadena atada a sus pies era ya una extensión de su cuerpo, que, al Alicia percatarse de su ausencia se aterró, sintiéndose mutilada, algo había cortado la cadena separándola de sus tobillos, había invadido el espacio de Alicia haciendo también que la rendija de la ventana creciera, ella podría salir por allí, sin embargo no se movía, se acurrucó abrazando sus piernas, temblando y llorando de miedo.


El único mundo que conocía, al cual había estado atada tantos años era ahora distinto; esa rendija que ansiosa buscaba intentando descubrir el afuera, incluso soñanda a veces con salir y conocer; representaba ahora la peor amenaza.


Pasos en la escalera que conducía al sótano, prisión y hogar de Alicia, la pusieron alerta, se arrastró -pues era la única forma de movimiento que durante años tuvo permitido- al rincón más oscuro y se quedó calladita esperando...


Un hombre alto, con abundante barba en el rostro, complexión robusta, mirada cándida contrstante con la severidad de su rostro, se acercaba a ella despacio llamándola por su nombre. Fue tomándola en sus brazos tierna pero firmemente, conteniendo la lucha de Alicia por escapar de él, en su pánico ella desmayo y el hombre la cubrio con un cobertor de bebé, la acuno en sus brazos y la llevó arriba.


Cuando Alicia despertó, se encontró tendida en una gran cama, completamente desnuda pero aseada y cubierto su cuerpo con sábanas perfumadas...


A partir de entonces Alicia toma el desayuno en la cama. El mismo hombre de barba, que jamás reconocerá pues nunca escucho su voz cuando le llevaba la comida, con el rostro cubierto, al sótano; ese mismo hombre es ahora quien cada mañana aparece con una bandeja de frutas y su mejor sonrisa, diciendo buenos días amor...

martes, 11 de agosto de 2009

Pequeña muerte




Me deleito con tu olor, naufrago en tu cuerpo, respiro tu aliento


que me da vida mientras unos instantes de inmenso placer parece que me la quitan.




Y por un momento no sé de ti ni de mi, el tiempo se borra,


se acaba el aire y no hay vida, sólo placer, placer infinito


que me fragmenta en mil pedazos reintegrándome luego para volver a nacer.

lunes, 3 de agosto de 2009

Por leer... o no saber leer

Hace pocos días leí el libro Free Sex de Carlos Cuautémoc Sánchez, sólo porque una personita me dijo que lo leyera, pero más que nada porque me sorprendió que dicha persona me propusiera leer a Carlos Cuatémoc.

El primer libro que leí de ese autor fue hace ya algunos ayeres, "Un grito desesperado'', cuando lo leí tenía unos 9, aún era una chiquilla, recuerdo que el libro trae una serie de listas de ''reglas'' a seguir para que una familia funcione, reglas para padres y para hijos, es una novela que en su momento y a esa edad me llegó bastante.

Pero claro que yo desde entonces ya me había apartado de mi religión, digo mi religión, pues así me lo dijeron, y ese libro era demasiado católico a mi parecer.

Desde esa época ya era bastante crítica de mi entorno, claro no tenía muchos argumentos para defender mi posición, me faltaba experiencia, pero ya me sentía incómoda. Sin embargo, tuve hermanos y de cierta manera me convertí en una especie de madre sustituta y, créanlo o no, eso te obliga a replantear tus ideales, tus valores; ya no solo es tu vida, hay alguien detrás de ti que sigue tus pasos, te observa e incluso puedes ser su héroe.

Nunca he sido de ideales conservadores, pero tampoco he caído en el libertinaje, creo en la libertad responsable. Creo que mi talón de aquiles han sido las relaciones de pareja, me he visto envuelta en diversas relaciones destructivas de una u otra manera, o en formas no aceptadas por completo en la sociedad, especificamente me refiero a las relaciones abiertas o los frees.

Por eso me pegó este libro, por eso y porque una linda mujercita en sus quince primaveras sigue mis pasos, a veces siento que casi me va pisando los talones y a veces la veo tan pequena; sí, la veo con ojos de madre.

Ella ahora comienza a querer explorar el camino del amor, y entonces me enoja pensar en cuantos ''errores'' encontrara en su camino, y me dieron ganas de hablarle, de transmitirle toda la mucha o poca experiencia que las marcas de mi corazón me han dejado, pero también me duele hacerlo porque creo que debo tocar ''ese tema'', ese tema que no con todos puedo hablar y con ella me duele más, pero ella ha preguntado, en silencio, me lo ha dicho mirando el suelo y yo...yo debo responder.

Perdón, si no se entiende lo que he escrito, es solo mi pensamiento desbaratado que intenta darme una respuesta, que intenta decirme que debo hacer y decir.

miércoles, 29 de julio de 2009

Cuatro días, me quedan sólo cuatro días de felices vacaciones, descanso tan merecido. Debo confesar que son las primeras vacaciones que las siento como tales, descansé por completo de asuntos académicos, de trabajo, de familia y de compañeros.

Ahora me siento llena de energía y con los ánimos al cien para regresar, y tengo dos grandes retos que deseo lograr.

Espero que la siguiente semana ya tenga laptop para poder regresar a mi medio de catarsis...

viernes, 17 de julio de 2009

¡El colmo!


Hoy tenía una consulta médica que me ponía nerviosa, pues la primera vez que vi a esa doctora fue para darme malas noticias y la segunda para ponerle solución, ésta que era la tercera se supone que era para ver si la solución de la segunda visita había funcionado, así que efectivamente me asustaba...

En fin, esta vez tome la "taruga" (medio de transporte muy solícito en mi ciudad) en la dirección correcta, me bajé en la estación que tenía que hacerlo y caminé las cuadras correspondientes hasta llegar al consultorio con unos diez minutos de retraso.

Mi doctora me recibió muy amable y contenta (como todas las veces que la he visto), el procedimiento fue sencillo y rápido, tarde más en llegar que en lo que me reviso, conecto sus aparatitos, encendio la pantalla y me colocó en la posición correspondiente para que yo pudiera ver todo, excelente, mi recuperación había sido excelente, unas pequeñas zonas aún no cicatrizaban por completo pero en general todo estaba perfecto. Al fin pude respirar y sonreír tranquila.

Fue tanta mi felicidad que de regreso no puse atención en la "taruga" y tome la ruta equivocada, dándome cuenta hasta que llegó al final de su recorrido, ahora conozco el parque Juárez, jaja, y sólo porque toda la gente se levanto de sus respectivos asientos y salio.

Esta bien, me dije, tomaste la ruta equivocada tranquila ahorita lo solucionamos, veamos estas en el parque Juárez ok, oh por allá se ve un boulevard si no debo estar tan lejos, ¡qué! el Timoteo Lozano, no puede ser ok, ok, me estoy asustando, no se donde estoy!!!!

Decidí regresar por donde había entrado la "taruga", según yo y mi mala memoria, recordaba que sólo una estación antes podía tomar la ruta correcta, pero no!!!! tuve que caminar tres estaciones más hasta encontrar el boulevard correcto, en el trayecto conocí dos colonias nuevas: La Luz y Villanueva; eso me pasa por distraída....

Cuando al fin encontre el Torres Landa la "taruga" que debía tomar estaba pasando a mi lado y jamás alcanzaría a llegar a la estación antes que ella, mmm, esta bien, al cabo que ni quería mejor tomaré el urbano. Pero es el colmo, siempre tengo esa suerte, tal parece que el juego consiste en a ver cuantas rutas se le escapan a ... mi, jaja, sí, también el urbano pasó a mi lado antes de que yo pudiera llegar a la parada.

Pero como yo seguía feliz por las buenas noticias no me importo, total, ya pasaría otro no? En la plaza donde estaba la parada del urbano, se escuchaba música, tenía diez minutos por lo menos antes de que pasara el siguiente urbano así que fui de curiosa, jaja, un monton de viejitos bailando danzón, así es señores, quien crea que los ancianos son jorobados deberían verlos bailando danzón...un buen ejemplo de postura correcta para los adolescentes...

¡Ah! El urbano llegó antes, a correr... Sólo llegué una hora más tarde a mi deshabitada casa, jaja.

jueves, 16 de julio de 2009

Recordàndote


Para terminar de delatarme les dejo la letra de esta hermosa canción, algo viejita ya, de Jeannette, espero que el nombre se escriba así...


Corazón de poeta

Tiene la expresión de una flor,
la voz de un pájaro,
y el alma como luna llena
De un mes de Abril

Tiene en sus palabras calor
Y frío de invierno
Su piel es dura como el árbol
Que azota el viento

Y tiene el corazón de poeta
De niño grande y de hombre niño,
Capaz de amar con delirio,
Capaz de hundirse en la tristeza,
El tiene, el corazón de poeta,

De vagabundo y de mendigo
Y así lo he conocido
Y así me gusta a mi que sea,
Que tenga el corazón de poeta.

Tiene la arrogancia del sol,
Mirada cándida,
Su piel de nieve se hace fuego
Cerca de mi

Es amigo y amante fiel,
Ve las estrellas,
Camina junto a mi soñando
Con cosas bellas

Y tiene el corazón de poeta
De niño grande y de hombre niño,
Capaz de amar con delirio,
Capaz de hundirse en la tristeza,
El tiene, el corazón de poeta,

De vagabundo y de mendigo
Y así lo he conocido
Y así me gusta a mi que sea,
Que tenga el corazón de poeta,
...
El tiene, el corazón de poeta,
De vagabundo y de mendigo
Y así lo he conocido
Y así me gusta a mi que sea,
Que tenga el corazón de poeta.

Que tenga el corazón de poeta.

Sólo tú




Sólo tus ojos pueden desnudar esa sonrisa pícara en mis labios,
Sólo tus labios me saben a miel y derriten mi boca en tu boca,
Sólo tus manos saben llenarme de dulces caricias,
Sólo tú haces palpitar aceleradamente mi corazón
al pensar que voy a verte.

Y en mis sueños estás tú,
en mis fantasias y en los días que parecen casi reales,
en mis anhelos y mis deseos eres protagonista.

Despierto a tu lado aún creyendo que eres sueño,
porque a tu lado mi vida sabe a chocolate
y todo se ve amable, aunque los problemas sigan allí...

A tu lado me siento segura,
el miedo raras veces aparece y la confianza nunca se va,
te amo con todo lo que soy,
con cada palmo de mi cuerpo,
quiero sentirme asì por siempre...

Dedicado a ti amor.

...ya te extaño...

lunes, 13 de julio de 2009

De nuevo tú


Yo crei que te habías marchado y anoche entraste de nuevo por mi ventana, con ese rayo de luz que se confunde con la luna y no es más que la lámpara de la esquina. Volviste, me encontraste de nuevo como aquella noche en que tus palabras hicieron temblar mi piel, en que tus versos acariciaron mi alma.

No sé cómo me encontraste de nuevo, cambie mi dirección alejándome de ti, incluso cambie mi nombre y sin embargo anoche entraste como un vagabundo, dejando a tu paso la nostalgia del recuerdo.

Pero yo ya estaba prevenida, he de confesar que nunca más creí volver a verte, volver a hablarte, no después de aquel desliz en que claro me quedo lo que detrás de tus versos se esconde. Un poeta muerto, un poeta falso, un ser que a través de sus letra manipula a quien encuentra, se va y regresa pues nada tiene y en su soledad busca impaciente quien lo satisfaga por un instante...

viernes, 10 de julio de 2009

Helena


Se levantó tarde, permanecio en la cama una hora más ya despierta,
comenzó arreglándose las uñas de los pies,
se arregló como si esperara la llegada de un amante,
se alacio el cabello y se maquillo, incluso uso zapatos de plataforma.

Mandó algunos mensajes, dio varias vueltas por el cuarto,
se observó una y otra vez detenidamente en el espejo,
se veia sensual, y sonreía a su reflejo.

Pasaron dos horas y volvio a la cama aún vestida,
encendio el televisor y su laptop,
abrio su carpeta oculta de fotografías eróticas
que aún no terminaba de editar,
dedico varias horas a este trabajo.

Dieron las ocho de la noche y por primera vez salio del cuarto,
se dirigio al refrigerador y saco un jugo y busco algo de cereal,
regreso al cuarto, apago la luz, dejo la tele encendida y aparto la laptop de su cama,
se miró una vez más en el espejo,
dejo el cereal y el jugo en la mesa de la esquina
comenzó a desnudarse frente al espejo, hacia movimientos como si abrazara a alguien,
besaba un cuello invisible, al menos así lo era en la oscuridad.

En el reflejo del espejo una mano invisible desabotonaba los botones de su blusa,
ella hacia el cuello hacia atrás como si unos labios lo recorrieran, las manos de ella subían y bajaban recorriendo un dorso, bajando a donde debería estar el trasero.

Lo que fuera que estuviera con ella en el cuarto la levanto en sus brazos, quedando ella a simple vista flotando en el aire, la recostó en la cama y continuaron haciendo el amor...

jueves, 9 de julio de 2009

Capullito




Tenía tiempo deseándolo, nunca había negado que le excitaba ver, imaginar... pero también le daba miedo, para ella era ponerse completamente en las manos del otro, tan vulnerable, temía que su compañero fuera demasiado torpe o agresivo y la dañara.

Roberto no era ningún experto, también sería su primera vez explorando el capullito. Roberto es un hombre sensual, con hermosas manos masculinas de unos dedos largos y fuertes; tiene esa cara de niño que tanto le gusta a Dulce en los hombres, como conservando su ingenuidad infantil aunque en la realidad no quedara seña de ella.

Roberto llevaba también días pidiéndoselo, Dulce al fin accedio. Roberto comenzó ofreciéndole a Dulce un masaje sensual con aceite de hierbas en todo el cuerpo, la acaricio suavemente después, sin prisas hasta que ella se relajó por completo y comenzó a entregarse al éxtasis de la boca de él.

Roberto fue recorriendo con su lengua su abdomen, su cintura, se detuvo en sus pechos y volvio a bajar despacio hacie el vientre, allí se mantuvo un rato jugueteando con el piercing de su ombligo. Con su lengua hirviendo lamio su sexo, una, dos, tres veces y luego paso a la parte interna de sus piernas mientras con sus dedos jugueteaba con el clítoris. Dulce gemía despacio, entregándose por completo al placer, se concentraba sólo en las sensaciones de su cuerpo y se dejaba llevar, Roberto la guiaba.

Besándola en el cuello sin dejar de jugar con su sexo, la fue girando, quedándo de costado ambos, él por detrás comenzó a lamer su espalda, sus dedos hábiles seguían haciendo circulos en el clítoris mientras que con el índice daba golpecitos leves en la entrada de la vagina. Ella ya estaba completamente excitada, su sexo se derretía listo para recibir el miembro erecto de su amante.

Dulce se coloco a la orilla de la cama, incada y de la cintura para arriba recostada sobre una almohada, con una mano continuo acariciandose el clítoris mientras pedía a Roberto que la penetrara, él lo hizo despacio, muy suave haciendo que la punta esponjosa de su pene llegara al fondo provocando que rozara la entrada del utero lo cual la llenaba de exquisito placer. Mientras tanto, Roberto con suficiente aceite para masaje en las manos frotaba el trasero de Dulce, lo abría y cerraba amorosamente y con un dedo hacía circulos alrededor del capullito, así la llevó al primer orgasmo.

Continuo con masturbándola haciendo vibrar su dedo anular en la entrada de la vagina, sin penetrarla, el medio e índice acariciaban suavemente su clítoris y el pulgar jugueteaba con el capullito, poco a poco fue sintiendo cómo Dulce se relajaba aún más, pudiendo introducir un dedo dentro de su capullito sin causarle molestia.

Continuaron así, ahora Dulce se masturbaba mientras Roberto la penetraba una vez más y seguía estimulando al capullito, ahora eran dos dedos. Dulce estaba lista. Roberto introdujo lentamente su miembro en el capullito, Dulce seguía masturbándose, se quedó quieto mientras ella se acostumbraba a sentirlo dentro, luego comenzó a hacer movimientos suaves deteniéndose en momentos para que ella continuara relajada.

Dulce lo estaba disfrutando, después de una rato de ritmos suaves Roberto le alcanzó el vibrador, ella lo colocó en su clítoris a velocidad media, Roberto aumentaba el ritmo y la profundidad, ella ya estaba completamente extasiada y esto no le causaba dolor o molestia alguna, minutos más tarde alcanzó el clímax de manera tan intensa provocándo el orgasmo de Roberto y dejándola completamente exhausta.

Desde entonces, el capullito es siempre para Dulce un lugar de fiesta, algo para celebrar.

You are not alone


No estas sola mujer, mujer sensual y hermosa, a ti te sobran pretendientes, amores te rodean y ya que uno has perdido no temas estar sola que en fila india esperan una decena de hombres más.

Pero si ya veo, lo que te duele no es el corazón si no el orgullo, cómo se atrevió a dejarte, a ti la más hermosa, cómo se atrevio a dar media vuelta aún sabiendo que le dabas un lugar primordial, al menos este si tenía título, tu novio, eso era, nada más y nada menos que tu novio y el desgraciado ha decidido marcharse sin más.

Y ves a tu alrededor a todos esos otros sin titulo, al menos hay otros dos así, y te ruegan y suplican porque los veas, porque dediques siquiera unos instantes a verlos con esos ojos tuyos que disfrazan inocencia, ingenuidad y sensualidad. Pero ahora que saben que vos estais libre, quieres más bien que desaparezcan.

Volteas a ver a ese, ese que comenzó arrodillándose a tus pies como los otros y al poco tiempo te cambio las reglas, ya sin cadenas que te aten a nadie lo buscas de nuevo, tomas su rostro hermoso entre tus manos y lo besas en los labios. Esos labios que ya antes te llevaron al paraíso, te aprietas a su cuerpo y dejas que sus manos te recorran, y él empieza a creer que tal vez si, tal vez si lo quieres, quizá se deje envolver de nuevo por tu encanto o quizá decida alejarse por completo...

De todos modos tu encontraras otro, porque tu lista de espera es larga y te importará poco que ese se vaya también, después de todo nadie nunca dijo que hubiera algo entre los dos, tampoco dijeron que no lo hubiera...

martes, 7 de julio de 2009

Juega con Neli


Ella también sabía que lo extrañaría y como quisiera no hacerlo.

Cada vez que lo ve, cada vez que hacen el amor, cada vez que se despide lo hace guardando cada olor, cada sensación, cada escalofrío, cada imagen en su mente y cuerpo.

Neli se está volviendo loca, más loca, almacenando sabores y olores, gustos (gustos adquiridos). ¿A qué sabe? Es algo así como agrio y salado (no, no es limón con sal), ¿a qué sabe? Sabe a él, sólo a él.

Sólo tuya le dijo una noche, el inconsciente la traicionó, pero sólo de él es cierto, a que se refería Neli es que acaso hay más? Sí, hay más, hay varios más con los que ha querido jugar a "a ver si me atrapas" y a todos les dice que sí y a todos les deja plantados. Sólo es uno el que revienta su mundo, el que le cambia las reglas y es él quien juega a "a ver si me atrapas".

Y la socia le ha llamado por teléfono y sin ser pedida ha dado toda una explicación: "que yo no lo sabía, que ni te conocía, que no te he robado nada..." Mientras Neli se preguntaba cuál era el verdadero objetivo de la socia, que quería a estas alturas, justo cuando ella tambien comenzaba a divertirse, había aprendido a cambiar el juego y mover ella las piezas a su gusto, eso había desatado la llamada de la socia, lo sabía, pero en realidad qué queria...

Neli fue cordial con la socia, sabe cómo y qué decir, es astuta, tiene experiencia en responder sutil e ingeniosamente en situaciones embarazosas.

Y a quien Neli ha entregado todo, a quien dice sólo pertenecer sigue jugando con fuego; está claro que a Neli le fascina el fuego, las llamas tienen algo que la hipnotizan, la llaman y no la dejan ir, pero sabe mantener la distancia para no quemarse, lo aprendió cuando de niña le explotó el boiler en la cara quemándole todas las pestañasl.

Si ella le extraña, ciertamente no hay quien le haga el amor, pero no es eso lo que extaña. Extraña esa sensación que lo inunda todo, la sensación de su presencia...

Lázaro vs Marina

Marina

Busca con desespero dentro del desorden de su bolso las llaves escurridizas de su auto, un golf rojo modelo 93, mal cuidado y triste, tal parece el reflejo de su dueña. Al fin las encuentra y con mal genio logra abrir la puerta, se mete arrojando a un lado su bolso gigante que contiene los trabajos finales de sus alumnos de noveno cuatrimestre, enciende el carro y arranca bruscamente.

Siempre maneja de mal humor, hechando pestes mentales y una que otra vez también verbales, a todos los congéneres automovilistas que para su gusto son torpes, lentos y estúpidos; aunque para Marina poca gente vale la pena conocer, es irónica esa manera de ir por allí en la vida, tal como maneja vive, sin embargo con quienes se relaciona son en gran parte esas personas torpes y estúpidas.

Treinta minutos más tarde va subiendo por ese angosto callejón que es la entrada a esa casa, la casa en la que vive, rodeada de cerros, burros, vacas, perros y bueyes (unos cuantos de dos patas). Estaciona el auto justo en la entrada de la casa, apaga el motor pero no baja de inmediato, una sensación de dolor y vacío la acompaña y momentaneamente la ve reflejada en sus ojos a través del retrovisor. -Estoy sola- piensa y tiene toda la razón.

Desde su separación hace seis años o quizá más, está sola, sola con su culpa, sola con su dolor y remordimiento. Cada tarde es lo mismo de regreso de su trabajo, llega a esa casa, esa casa enorme para una sola persona, una casa diseñada para ser habitada por una familia grande, de esas antiguas de más de 5 hijos, una casa que ni siquiera era suya y dormir en ella representaba la burla de su vida misma, la caridad recibida a cambio. Si, la casa es de su exmarido...un proyecto mutuo que murio hace seis años.

Marina es una cuarentona y nadie, ni ella misma, sabe qué es lo que quiere de su vida, qué rumbo seguir; se comporta como una adolescente a veces caprichosa a veces tan consciente. Conoce a Lázaro mejor que nadie y por años ha utilizado diferentes artimañas para manipularlo, para a pesar de estar separados seguir controlando su libertad, su vida; lo ha logrado hasta esa noche, esa noche en que él le ha dicho no, ya no.

Marina está destrozada, cree que ha perdido el poder que tenía sobre Lázaro y ahora no encuentra una forma de volver a hacer temblar su mundo.

Lázaro

El celular ha sonado a las 5:00am en domingo, debe ser un mensaje de ella -piensa aún dormido y no se mueve, no quiere leerlo para que de nuevo el estómago se le haga un nudo y su día que aún ni siquiera comienza quede arruinado. Ella siempre ha tenido esa cualidad, de destruirlo todo antes de poder disfrutarlo, de crear una tormenta con solo su presencia.

Suspira, ya ha despertado y sabe que no podrá volver a dormir, toma el celular y lee el mensaje, ojalá se hubiera equivocado, pero la conocía tan bien...

"Estoy abajo ábreme o que no piensas hacer tiempo para hablar?"

Baja muy a su pesar, efectivamente estaba abajo parada viendo fijamente la puerta, como si pudiera atravesar el cristal con la mirada y verlo a él. Lázaro se estremeció, todavía a veces sentía como si estuviera desnudo ante ella, y ella mirándolo fría y despectivamente, con todo el poder sobre él.

Respiró profundo preparándose para lo que fuera que viniese en cuanto abriera esa puerta, esa delgada capa de cristal unida por metal blanco, que los separaba.

-Buenos días, pasa.
-Sólo vengo a darte esto (extendiendo un folder a sus manos), es la demanda de divorcio, quiero que lo firmes a mas tardar en una semana, de lo contrario procederé directamente con el juez.

Se dio la vuelta y se fue, no espero respuesta; Lázaro congelado no supo como reaccionar. El divorcio legal, libertad, pero porque lo hacia así si apenas ayer él había rechazado su petición de regresar, de intentarlo juntos de nuevo, incluso Marina se había comprometido a pedir ayuda profesional y poner todo de su parte, qué rápido cambiaba de decisión, qué rápido lo olvidaba... aunque eso en realidad no sorprendía a Lázaro fue más bien una patada de burro en los bajos que lo había dejado noqueado.

Si, lamentablemente ella aún tenía ese poder en sus manos. El poder de joder su vida.


Noches frías

Marina no puede dormir, su cama es húmeda y fría, el cuarto oscuro y demasiado grande para su solitaria humanidad. Da vueltas una y otra vez, se acurruca entre las sábanas, abraza las almohadas colocándo una entre sus piernas, intenta masturbarse la culpa la detiene... llora en silencio.

Lázaro no puede dormir, su cama es demasiado grande, enciende su lámpara de noche y se queda mirando el otro lado de la cama, la acaricia como si alguien estuviera allí a su lado, suspira y toma un libro grueso que dejó en el buró, comienza a leer pero a la segunda línea cierra el libro. Se pone a pensar en que necesita una mujer...

Y hace 6 años, la noche no fue diferente, los esposos yacen acostados cada uno en su lado de la cama, ella da vueltas sin poder dormir pero entonces no llora, está fría e indiferente; él mira el techo con lágrimas en los ojos, se gira dándo la espalda a su mujer ahogando las ganas, ganas de volverle a hacer el amor mezclado con ese infame deseo de matarla con sus manos...

Inspirado en Diario de un feo recién divorciado con pizcas de historias reales, en mi amigo al cual llamé el abandonado quien también inspiró el post Lázaro y dedicado con especial afecto a Silenciodd.

lunes, 6 de julio de 2009

Mirándote a los ojos


Quiero hablarte. Hoy escuché tu voz. Sé que eras tú, lo supe porque mis pasos se hicieron lentos y una aprensión en el pecho me obligó a dar media vuelta y recorrer mis pasos de reversa. Sin embargo quiero hablarte.

¿Encontraré el valor algún día?

Quiero hablarte, necesito hablarte mirándote a los ojos, necesito escucharte o no escucharte, saber si es silencio lo que queda por decir, saber a que huele ahora tu presencia, saber si me dueles porque te amé o me dueles por tu traición, necesito entender esa mirada lasciva que aún busca desnudarme.

Quiero hablarte mirándote a los ojos y que me mires también, que me sostengas la mirada como lo hacías antes, quiero hablarte y al hacerlo saber que sientes, saber si sientes, saber si fue, saber si hubo, saber si fui, saber que fui...

Quiero hablarte y que pierdas el valor, reconocerte de entre las sombras del pasado, encontrar de nuevo esos ojos que tiemblan al sentirme cerca deseando y no, quiero hablarte sin decirte nada, que me veas frente a ti para que sientas que me tienes cerca y tu máscara se caiga, como antes, como siempre, como nunca...

Y te dejo esto que escribi hace tiempo y hoy se tropezó conmigo al entrar en el baúl de los recuerdos:

(fragmento)

¿Que si te recuerdo? ¡Claro!
Eres la causa por la que sufro y por la que rio,
debo decirlo, gracias,
porque me mostraste los peligros de la vida,
porque me enseñaste a decir te quiero...


Blog de Oro

Entre risas falsas y lágrimas disfrazadas

Aún no puedo evitarlo, de hecho me doy cuenta que es más fuerte que nunca aunque tan disfrazado, que parece tan sutil... apenas perceptible a la mirada sensible de quien me conozca lo suficiente.

No quiero mencionarlo aqui, pero también quiero gritarlo. El punto es que de nuevo y como siempre tengo que limitarme a no sentir o sentir lo menos que se pueda, y otra vez aparece el milagroso recurso de la razón, intelectualiza todo y es como quitarle lo ácido al limón, sólo queda ese saborcito agrio no tan molesto, que no te quema el estómago...

Y una serie de recursos acuden a mi mente, finalmente nadie es imprescindible, ni tan importante para ser el único...no obstante me duele, me quema, me desgarra tan hondo que me impide gritar, el dolor es tan agudo que ya no puedo reaccionar a él, me noquea, me aniquila.

Así, mi mente nada en un río de agua dulce y salada, en esa calma extraña antes de la tormenta, se pierde infinitamente en un ir y venir de alegrías infinitas, de entrega "total" y pérdida parcial, de amor absoluto e indiferencia...

Después de todo ¿qué es el amor? sólo fluctuaciones de emociones sin definir... y aún así, sé que le amo.

jueves, 2 de julio de 2009


Joshua Nathaniel (amigo imaginario de Neli) -Lo que pasa es que no tienes juicio de realidad

Neli -Claro que tengo juicio de realidad, tan lo tengo como que estoy hablando contigo ahora













PD: Pobre Neli...

miércoles, 1 de julio de 2009

07 de agosto


Trae las velas y colócalas alrededor de la cruz de ceniza.

Siéntate ahora junto a Luis para cerrar el círculo alrededor de su cuerpo inerte.

Cada uno absorberá ahora algo de su esencia, algo de su energía que aún puede sentirse como un aura que emana de su cuerpo.

Tú, Luis, te quedarás con su alegría.

A ti, te corresponde el dolor que desgarró sus entrañas; tú tomarás su nostalgia; a ti te corresponde su sonrisa; en ti conservarás la profundidad de su pensamiento; tú el amor inmenso que lo inunda todo; y yo, me quedo con el odio reprimido, con todas las palabras ahogadas en sus silencios...

martes, 30 de junio de 2009

Me voy despidiendo


Me voy despidiendo a cuentagotas, te voy soltando la mano lentamente hasta que queden solo nuestros dedos pequeños unidos por las yemas, me voy retirando suavemente sin que lo sientas, pero eso para mí es más doloroso.

Ahora entiendo porque los amantes suelen romper abruptamente, de la noche a la mañana todo se acabo, pero mira que yo no soy así, me cuesta tanto dejar las relaciones, me cuesta tanto decir adiós..

Me voy despidiendo y no quiero irme, pero es tiempo de partir, de ver cómo emprendes el vuelo, de verte crecer, es hora de alejarme, ya estás listo para seguir solo la senda de tu vida, me corresponde darte el último empujón diciendo adiós.

Me voy despidiendo y no quiero irme...

Desliz

Y esta noche caí en la tentación, pero es que apenas ayer había sentido esa urgencia, aunque solo fueran esos malditos segundos infames, pero esta noche no lo pensé, te vi y no pude evitarlo, mis piernas temblaban al dirigirme hacia a ti, mi corazón parecí que se me saldría del pecho, mis manos sudaban y un nudo en la garganta cortaba mi voz.

Como pude dije hola, y aun sabiendo que tu reacción seria fria e indiferente te mire sonriente, pobre ilusa soñadora, ingenua tonta, estúpida enamorada.

¿Pero qué esperaba? Si siempre has sido así, orgulloso y arrogante, altanero y despectivo. Si volteabas a verme con desprecio sería mucho, si siquiera te dignara a firar la cabeza para verme de frente. ¿Por qué seguía yo allí como estúpida, parada a tu costado sonriendo como retardada?

Ese maldito magnetismo tuyo, esa capacidad de acaparar todo, de absorberme y extasiarme, así, sin hacer nada, con tu mera presencia arrogante.

Esta noche resbalé de nuevo y te busqué, y conseguí lo único que podía encontrar: tu indiferencia; lo único que tienes para dar: tu arrogancia; lo único que no esperaba encontrar: una lágrima cayó a tu mejilla traicionando toda tu altivez, toda tu arrogancia, todo tu desprecio...

Así son las relaciones

Llevaban ya dos, tres... (quizá un poco más) años juntos, años en los que compartieron momentos, sus momentos, años en los que ella se fue enamorando y aprendiendo a amar de una mejor manera, después de ese golpe tan terrible, después de esa relación tan destructiva de la que le había costado tanto salir.

Todavía hoy, después de cuatro años le seguía doliendo, le avergonzaba haberse visto envuelta en algo así, haberse entregado y amado tanto a un ser tan vil, tan egoísta y manipulador, tan posesivo y celoso. En ocasiones cuando lo recordaba con sus amigos sus ojos no escondían las lágrimas, su voz aún temblaba e incluso parecía temer que con nombrarlo apareciera.

Las sombras del pasado como pesan. Pero esta relación era distinta, al principio como podia esperarse ella fue cautelosa, incluso fría e indiferente respecto a la relación, le daba miedo enamorarse, le daba miedo volver a caer en el mismo error, le daba miedo que A fuera igual al otro; pero con el tiempo fue cediendo a sus encantos, a su peculiar manera de andar por la vida, a esa forma tan relajada de ver todo, a esa personalidad infantil carente de toda preocupación adulta a pesar de ya tener casi los 30.

L en cambio siempre fue más consciente, llamemosla "preocupona", aunque tenga toda la facha de lo contrario. A primera vista L parece una mujer agresiva, de esas que van mentando madres a todo lo que se les pone enfrente, que le encanta la parranda y es su único interés en la vida. Pero L es casi todo lo contrario, (aunque en un tiempo si fue como su apariencia lo demanda), y digo casi porque ¡vamos! ¿quién no disfruta de una buena peda con los cuates de vez en vez? sólo que ya no es lo único importante en su vida, ahora también importa la escuela (ese título tan anhelado: Lic. en...) a la que dedica tantas horas e increiblemente la desvela todas las noches.

Si L es diferente desde que el otro la dejo, y vaya que tuvo que dejarla él, pues ella (mi opinión personal) seguiría alli metida hasta... no sé hasta donde pero bien metida de eso no me cabe duda alguna, en fin, ella cambio cuando él la dejo por otra, (eso es importante, si solo la hubiera mandado al carajo ella lo hubiese buscado de nuevo, pero la mando al carajo por otra, y esa otra era la "otra" desde antes) después de la depresión por la que perdió más de 8 kilos en unos cuantos meses (excelente dieta niñas, ya saben) el cambio mágico se dio, se volvió dedicada en la escuela, algo más seria, incluso me atrevo a decir que maduro bastante, le bajo al ritmo festivo que la caracterizaba e incluso su trato fue más dulce.

Luego llego A, lo conoció (para variar) en uno de esos salones-antro-bar donde algunos días son exclusivos para bailar (a L le fascina bailar, y mira que lo hace con cadencia, lleva el ritmo en la sangre y es tan sensual... si, yo también puedo disfrutar el cuerpo de una mujer si es atractiva y además sensual), decía entonces que L y A coincidieron una noche de baile en uno de esos salones-antro-bar, A también es un buen bailador y los buenos bailadores son como magnetos entre sí, una vez que se encuentran no se pueden despegar (bailando claro), y así, justo en el centro de la pista chocaron ambos y eso basto para iniciar una historia.

A parece un buen tipo, digo nunca me ha caido mal, hasta parece ser buen amante, pero yo siempre me anduve con cautela, había algo, algo, algo... quizá no lo conocí lo suficiente, pero no niego que siempre tuve recelo. Sin embargo L se veía feliz, y sobre todo tranquila, enamorada un tiempo, luego lo fue queriendo.

L es una buena mujer, una buena pareja y siempre he creido que también una buena amante, si yo fuera hombre seguramente andaria con L, lamentablemente soy mujer y los varones me embrujan. Lástima también que A perdio el piso y dejo de ver lo valiosa que L es, lástima que a sus más de 30 años de pronto lo puso a temblar el compromiso (que raro es esto en los hombres, ¿verdad?), que a pesar de insistir ya hace un buen tiempo en planes de casorio ahora resulta que se sintio asfixiado, que necesita tiempo, que la vida le pesa con ella encima.

¿Quién entiende a los hombres cuando constantemente mandan mensaje dobles? Que si te mando al carajo porque me dejas muy libre como si no te importara, y los otros, que si ya no quiero estar contigo porque no me dejas respirar, ¿cuál es el punto medio?

Desde mi particular punto de vista y un tanto alterado por el afecto que le tengo a L, puedo decir que A es un pendejo, ni era tan libre ni se asfixiaba, pero el miedo suele ser más grande. Suerte A, te deseo suerte, porque a pesar de que la heriste no creo que seas un mal tipo, sólo que a tus más de treinta tienes que replantear tu vida...creo.

Instantes

Anoche estabas allí y pensé... sentí ese impulso maldito, ese deseo frenético de hablarte, de susurrarte hola en un grito desesperado por que me vieran tus ojos negros de nuevo. Fue sólo un instante, unos terribles segundos en que se me erizo la piel, unos malditos segundos de indecisión, de duda, de deseo que se desvanecieron al recordar por qué ya no estamos juntos...

viernes, 26 de junio de 2009

Un corazón


Regalo un corazón usado,
está algo maltratado incluso le falta algún pedazo.
Es un corazón que ha amado
y sabe hacerlo intensamente,
promete entregarse todo, ser amante y ser amigo.

Sabe sonreir, te ofrece su ternura y compañía,
puedes estar seguro que jamás te abandonará
por muy difícil o doloroso que sea el camino.

Sólo pide que le ofrezcas tiempo, ternura y compañía,
no necesita obsequios, no necesita sorpresas,
sólo quiere voltear a sus costados y en cada uno ver tu rostro.

Es un corazón solitario que disfruta de las cosas simples
y una sola palabra o un gesto frío pueden destrozarlo,
sí, es un corazón frágil y sensible, algo sentimental,
pero que sabe valorar lo hermoso dentro del caos.

Paradojicamente también es muy fuerte,
ten la certeza de que será tus piernas
cuando algo te derrumbe y no puedas caminar.

Sólo pide a cambio que lo ames y lo cuides,
no lo dejes esperando
encerrado en un cuarto mientras vas a trabajar,
no lo arrumbes cuando quieras divertirte y
regreses en la madrugada encontrándolo
recostado en tu cama semidormido y triste
por sentirse abandonado.

Él entiende cuando le hablan,
él da espacio y tiempo y no es egoísta,
no lo seas entonces tú.

Regalo este corazón porque la soledad le da frío,
y el frío le da pereza y ha comenzado a latir muy lento
pero no quiere morir,
así que busca, no muy esperanzado
otro latido que lo acompase...

lunes, 22 de junio de 2009

Yop

Entré en una tristeza ligera, no me apetece leer ni escribir y eso es bastante malo...

No soy mala hija... a veces alejarse es bueno, sin cortar la comunicación, sin romper los lazos que nos unen, sabiendo que se está dispuesto para cualquier situación. Yo no suelo abandonar a las personas, menos a aquellas a quienes amo o son de alguna manera importantes en mi vida.

Por otro lado, las cosas van bien, me emociona ingresar a una institución y aprender de ella. Algunos de los cambios que pretendo hacer me entusiasman, aunque la búsqueda de una nueva casa es bastante tediosa y fastidiosa, sobre todo frustrante para mis posibilidades.

Y en el amor... lo disfruto aunque no tenga un marco en el que se contenga...

Estoy rara...

miércoles, 17 de junio de 2009

I you belong and go away


Podía haberse quedado viéndolo plácidamente, extasiada, embelesada con su rostro, con sus manos, con cada mueca de su boca hasta que la venciera el sueño...

Fue entonces que comprendió lo que le estaba pasando y ya no quiso mirar más, cerró los ojos y se hizo la indiferente, se dispuso a dormir...

Pero aún medio dormida y cansada, y con la luz ya apagada intentaba entre la penunbra vislumbrar su rostro y suspiraba, se abrazaba a él como quien sabe que se está despidiendo, quería tenerlo así por mucho, mucho tiempo, guardarlo en su memoria de esa forma, que la imagen de ella abrazada a su cuerpo desnudo permaneciera en su memoria como una fotografía, como la más linda fotografía...

martes, 16 de junio de 2009

Hoy hace un año



Todos estos días he pensado en lo absurdo que parece, en como me aferro tiernamente a ti, y en como te alejas desesperadamente, temiendo perderte, temiendo sacrificar lo que crees que eres. No sé cómo ni en que momento comencé a amarte, tampoco sé cómo podré estar junto a ti, hay muchas razones para permanecer separados y solo una para estar juntos.

Por mi parte ya no sé que hacer, me da miedo que me absorbas, me da miedo extraviarme en tu interior y quedar anclada sin posibilidad de rescate. No tengo fuerza para no estar ¿Qué tanto daño podemos hacernos? es que acaso solo asi nos mantenemos juntos, y tú necesitas una excusa, una excusa que yo quisiera ofrecerte pero sé que a la larga se volverá contra mí.

¿Quién si no tú, puede asegurarme que me querrás eternamente? Si tus ojos no saben mentir, si en tus palabras se esconde el vacío, ¿por qué entonces sigo pensando que eres más de lo que quieres, de lo que tu mismo puedes aceptar? Si así quieres continuar, para que aferrarme a que sea de otra manera.

No sé si algún día podrá quedarme claro, si algún día mi alma captará la esencia de nuestra historia, si alguna vez en la vida podré voltear a ver tu rostro de nuevo con ilusión o simple resignación, si podré siempre sentir tu mano fuerte abrazando mi cintura, si seguiré sintiendo la paz que tu tormenta causa en mi ser.

Sé que te amo, es lo único certero que tengo hoy, pues tu vienes y vas, y en cada momento juntos solo me queda tu perfume desvanecido en mi cuarto, impregnado en mi piel, inundando todo mi ambiente.

viernes, 12 de junio de 2009

Una vez a la semana


Cada que llega ese día de la semana se pone como loca, no quiere llegar a la institución donde labora, se pone tensa, irritable y no puede evitar que brote algo de tristeza en sus facciones.

Sin embargo va, porque su sentido de responsabilidad es suficientemente fuerte, y va, porque aunque quiere no ver ni que la vean, aunque una vez visto se esconde lo más que puede, evita, evade su presencia, se comporta como si no conociera a ninguno de los dos, como si fuera un mero accidente pasar por el mismo pasillo; ver, finalmente la mantiene en un límite, en ese límite que le dice que la realidad es esa, que la vuelve a bajar a la tierra aunque toda la semana haya estado extasiada viendo al mundo desde las nubes.

Además no puede evitarlo, la institución es pequeña, y aunque se divide en departamentos tuvo la mala suerte de pertenecer al mismo que ellos, tuvo la mala suerte de coincidir en un horario. Cada vez que llega el día y la hora, cuando va en camino, cuando casi llega a la puerta, procura primero examinar todas las zonas comunes para los trabajadores esperando verlos y que no la vean, para entonces poder evitar ese encuentro molesto.

Al verlos su estómago se hace nudo, suda y tiembla; ¿de nervios? ¿De enojo? ¿De dolor? Que importa, si pudiera no iba ese día, pero entonces le descontarían el 10% de su sueldo, vamos que tendría grandes pérdidas si faltara una vez a la semana, 40% de su mísero salario perdido por evitar un encuentro triangular y seguir volando sobre las nubes.

No lo valía pensaba, siendo que a pesar de soñadora siempre ha sido muy realista. No obstante la situación seguía siendo incómoda en términos superlativos. Ella no sabía si cuando inevitablemente pasaba al baño evitando voltear a la zona común se evidenciaba más, o acaso debía saludar cortésmente con la mano o una simple sonrisa; por eso la mayoría de las veces evitaba o retrasaba esa necesidad tan básica.

De vez en cuando se consolaba pensando que ya faltaba poco para sus vacaciones laborales, un mes más quizá se pasaría rápido o quizá no pero podría soportarlo. Sin embargo su consuelo no duraba más que unos instantes, sabía que sí sólo un mes más para que una de las partes incómodas desapareciera, pero sabía también que solo era el fin de una historia, después vendría otra, y luego otra y otra y así eternamente.

martes, 9 de junio de 2009

Número equivocado

Cada tarde, cuando sonaba el teléfono de casa y mamá contestaba, Neli se quedaba mirándola atenta a sus respuestas, pero hacía dos semanas ya que sólo decía bueno?, se quedaba unos segundos pegada al auricular y luego colgaba. -Número equivocado... es el mudo de nuevo... yo creo que habla alguno de tus tíos de USA y no entra bien la llamada... Siempre había una excusa, siempre era número equivocado cuando ella contestaba y era el mudo cuando contestaba papá.
Neli sólo observaba, la veía día a día a los ojos y ella no podía mantenerle la mirada y cuando lo hacía era una mirada fría, vacía, indiferente, no la mirada que se espera de una madre hacia su hija.
Después de cada llamada mamá tenía que ir al mercado, o recordaba que había olvidado recoger "algo" en algún lugar, así que salía apresuradamente de casa. Entonces Neli corría al último piso de su alta casa, y observaba...mamá iba en la dirección equivocada, ¿acaso había olvidado que el mercado quedaba a la derecha y no a la izquierda? Neli suspiraba triste y volvía a bajar, checaba la hora en su reloj de mano y esperaba a que ella regresara.
Papá comenzó a dudar de Neli, esas llamadas anónimas, ese mudo del otro lado del teléfono tenía que estarla buscando a ella, si no a quién más? Neli era la única que gustaba de encontrar problemas, de enroscarse con chicos desconocidos en relaciones extrañas como esas que inician con un número equivocado.
Se puso a recordar el primer amigo telefónico que tuvo, ahora ya no recuerda su nombre, un completo desconocido que quizá le triplicaba la edad, tenía una voz sensual y una charla amena, jamás lo conoció al parecer era de otra ciudad. Ciertamente papá tenía motivos para sospechar de ella.
Pero esta vez Neli era inocente, aunque sospechando la verdad llegó a desear ser culpable. Todo se derrumbó por su propio peso, el teléfono pasó a ser un terrible aparato de tortura psicológica. Cada una de las hermanas de Neli tenía que contestar ese teléfono frente a papá, hasta descubrir a quien buscaba ese hombre (papá daba por hecho que tenía que ser hombre), mala suerte, la voz decidio responder con Neli.
-¿Está tu mamá?
Palabras fatales... la voz del otro lado si era masculina, una voz delicada aquella que corresponde a un hombre amanerado o demasiado vanidoso, metrosexual dirían ahora. ¿Qué debía hacer Neli? El mudo ya no lo era, tenía voz y buscaba a su madre, mientras toda la familia la observaba esperado... deseando que dijera una vez más:
-Nadie contesta papi...de nuevo es el mudo...
Así que lo dijo, lo dijo viendo a su mamá de frente, diciéndole con los ojos llenos de tristeza: lo sé todo mamá, lo sé todo...

domingo, 7 de junio de 2009


Nos encontramos de nuevo,

como dos viejos amantes que los sorprende el destino,

hola- acerté a decir pero no contestaste y pasaste de largo.




Entonces comprendí que el final había sido,

te fuiste de la misma manera en que llegaste,

furtivo, sensual y bohemio, sin previo aviso

dejándome de nuevo esa sensación de pertenencia y no,

de plenitud y vacío, de alegría y nostalgia.




Así es la vida de un poeta quizá,

nos esforzamos en forjar un sueño entrelazando ilusiones en la arena

creyendo (como buen poeta e inocente musa)

que el mar enbravecido en vez de destruirlo

lo acunaría entre sus olas llevándolo de nuevo a la playa.




Nos miramos de frente como la primer noche,

nuestras miradas hablaban,

nuestra piel se reconocía,

mis manos tomaron las tuyas,

mis labios besaron tu frente en señal de despedida.




El silencio reinaba entre los dos,

las explicaciones sobraban, la tristeza también...




Adiós mi querido poeta,

me quedo como me encontraste,

te dejo como te encontre,

aunque tu perfume aún permanece en el aire...

Sedúceme, comienza respirando suavemente en mi cuello

mordisquea un poco y baja a mis pechos,

pasa tu lengua entre ambos y regresa a mis labios,

bésame suavemente mientras recorres mi cadera con tus manos.




Abrazame fuerte,

sigue besándome mientras me desnudas,

ve saboreando el néctar de mis pechos,

recorre con tu lengua la línea de mi vientre,

muerde suavemente la parte interna de mis muslos.




Dame vuelta y acaricia mi sexo con tus manos,

juega a querer entrar, mastúrbame

mientras recorres mi espalda con tus dientes,

hazme pedir que me penetres salvajemente,

mátame de placer haciéndome desearte.




Volemos juntos el cielo infinito del deseo,

hazme gritar tu nombre,

hazme sentirme tuya...

sábado, 6 de junio de 2009

7:30am

...es hora de levantarse, la hora es 7 horas 30 minutos...
...es hora de levantarse, la hora es 7 horas 30 minutos...
...es hora de levantarse, la hora es 7 horas 30 minutos...
Me giro sobre la cama buscando a tientas el celular, presiono una tecla cualquiera para apagar la alarma, tardo aún unos segundo sen abrir los ojos, me vuelvo a girar en la cama y busco tu cuerpo. Cuando te siento cerca suspiro y sonrío, entonces sí puedo abrir los ojos, me gusta que sea tu rostro dormido lo primero que mis ojos vean al despertar, te beso los labios. Tú sin abrir los ojos acomodas tu cuerpo para que me acurruque en el, rodeándome con uno de tus brazos.
Suelo despertarte a besos -amor, despierta, ya es hora- te quejas como niño pequeño pero nunca rehuyes mis labios. Te abrazo, me abrazas y hemos de despertar tal como nos quedamos dormidos, sintiendo nuestros cuerpos tibios desnudos latiendo suave el uno para el otro.
Esos pequeños instantes antes de levantarnos son mágicos, esos pequeños instantes me llenas de ti y hacen de la mañana un buen comienzo.
-Hola, buenos días- me dices sonriendo y me besas
-Buenos días amor- sonrío y te beso

miércoles, 3 de junio de 2009

Alicia


Mirando a través de una rendija de la ventana estaba sola, suspirando, viajando en el tiempo con su mente infantil. El cielo estaba algo gris, el viento soplaba fuertemente y amenazaba una tormenta. Siempre soñaba poder cruzar esa puerta, dejar de ver a través de la rendija y sentir el aire golpear su rostro, que la luz cegara sus ojos.


Escuchó ruidos, unos pasitos presurosos que bajaban la escalera, se arrastró a la esquina más oscura del cuarto y permaneció quieta bajando el sonido de su respiración, se concentró en el latido de su corazón y se cubrió la cara con las manos.


Un hombre de 1.80m de estatura, robusto, de pelo ralo negro, barba abundante y brazos fuertes; vestido de pantalones de cuero negro ajustados y un chaleco abierto, no llevaba playera y en el pecho se podía distinguir un alcón tatuado, en pleno vuelo, abrio la puerta de golpe, afuera no se veía más que las escaleras, el hombre llevaba una canasta con comida, algo de pan, leche, fruta y algunos dulces. Recorrio el cuarto con la mirada, no había lámpara y la única luz que entraba al cuarto provenía de aquella rendija de la ventana, al fin posó sus ojos en la niña que seguía en la esquina en posición fetal y cubriéndose toda la cara.


Se acercó despacio y colocó la canasta frente a ella, se quedó un rato mirándola, pero como siempre ella no destapó su cara. Se fue. El sonido de sus pasos se perdió al final de la escalera. El silencio volvió a reinar la habitación y ella se destapó el rostro, urgó en la canasta y devoró una dona de chocolate, tomo un poco de leche y mordisqueo una manzana.


Después se volvió a arrastras hacia la rendija de la ventana, hasta donde la cadena atada a su tobillo derecho se lo permitía. El cuarto estaba vacío a excepción de una cama de tablas sin colchón, con un par de cobijas encima, una pequeña muñeca de pelo trenzado y rubio a la cual le habían sacado los ojos y la boca estaba tachoneada, no tenía piernas ni vestido. Era el retrato inerte de Alicia; ella misma le había trenzado el pelo y cortado las piernas, le había tachado la boca y desgarrado el vestido.


Un símbolo de su vida, no tenía piernas porque Alicia estaba atada con una cadena a ese piso, no tenía boca, porque Alicia estaba silenciada, enclaustrada en ese cuarto donde el único contacto con el mundo equivalía a esa rendija en la ventana así que tampoco podía tener ojos, Alicia no podía ver más que la luz del sol y la luna atravesando esa rendija.

Dubitación


-Y qué? De todos modos no va a cambiar, el punto es hasta cuando, por cuánto tiempo lo seguiré aceptando, así sin que me afecte, sin que me duela...o es que sí duele?


-Yo creo que tú sabes la respuesta, todas las respuestas, y estás muy cómoda en tu posición, tan cómoda que incluso has omitido el dolor que puedas sentir, lo apagas, lo ahogas en cuanto comienza a sacar la cabeza hacia la superficie.


-Quizá. El punto es que no lo voy a cambiar, no haré nada, no me importa lo que digas ni tú ni nadie. Y sí, es cierto, yo conozco las respuestas, más bien las preguntas surgen en base a su estupefacción, no ante mis dudas.


-Como quieras, de todos modos tú pagas los costos...


-Entonces porque sigues insistiendo. Tú lo has dicho, yo pago los cosotos.


-Bien


-Bien. Adiós.

Como cada noche se acercó lentamente a él, sabiendo que tendría que ir a la cama sola, tiernamente lo abrazó por la espalda y le besó el cuello, -buenas noches amor, ya me voy a acostar, vas a tardar mucho?-


-Ya casi termino, ahorita te alcanzo- Era la respuesta esperada, lo vuelve a besar y se retira al cuarto, se desnuda e intenta dormir, quizá esta vez el cansancio la venza o como casi siempre solo alcance el sueño cuando lo sienta entrar desnudo en la cama y se abrace a su cuerpo.