Lo que dejo atrás

Lo que dejo atrás
caminar

También Sígueme en

  • El narrador - Verónica rompe en llanto de desesperación, las semanas ya le han parecido años encerrada en ese lugar pese a sus caminatas, pese a que le permiten estar ...
    Hace 1 año
  • Intermedio - ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: El desamor como principio básico de mi existencia, o de la Existencia, así...
    Hace 2 años

jueves, 30 de junio de 2011

Como perder a un “amigo” en internet

Podría numerar una lista de frases que debes mencionar, una serie de emoticones ambiguos y despectivos. La verdad es que no se necesita ni siquiera hacerlo intencionadamente, sólo tienes que haber pasado una mala semana, un mal día, o estar "sensible" en el momento justo en el que te dispones a "chatear" con tu amigo y listo, las cosas se dan por sí mismas, ayudado claro de la limitación que tiene el no ver el rostro del otro, el no conocerle del todo y quizá el de atinarle a frases que el otro puede considerar como ataques, insultos o rechazo; cuando si te estuviera viendo de frente sabría que son un grito de auxilio pidiéndole que te rescate de tu mala racha o que te haga sentir importante.

Sólo sigue escribiendo sandeces hasta que tú o el otro se harten y mutuamente se bloqueen del msn, o se eliminen de todas sus "redes sociales" y cada vez que navegues por las noches y recuerdes que antes "platicabas" tan feliz con "alguien" pienses: eso me pasa por hablar con gente que no conozco, ¡maldito internet y puta vida social la mía!

Quién sabe, quizá se perdonen y vuelvan a coincidir en alguna parte del cibyerespacio o tal vez "conozcas" a "alguien más". No te preocupes, tú sigue navegando, en cualquier momento cometerás otra estupidez, porque incluso el pedir perdón podría estar fuera de lugar, ¿cómo podrías saber con exactitud qué fue lo que paso? Igual y sólo falló la conexión y tú lo has tomado como que se marchó indignado. O quizá ha decidido mandarte a la mierda y de todos modos cualquier frase sale sobrando, no hay emoticones para aclarar mal entendidos en un chat.

Seguirás dejándolo al azar, o como "alguien" diría: "a la ilusión de coincidencia…"

De todos modos quizá quieras decir que extrañas ese "algo", pero quizá sólo debas pensarlo en voz alta.

martes, 28 de junio de 2011

El mundo

Me dieron ganas de escribir una historia, algo así como de gente desconocida que en algún momento de sus días se topan por coincidencia y luego se vuelven desconocidos otra vez sin alterar para nada el universo del otro, sólo gente que sigue su rutina día a día y donde el mundo gira a su ritmo y a nadie le importe.

He tratado de imaginar un mundo así, donde una sonrisa o decir buenos días valga lo mismo que pasar al lado de alguien sin mirarlo siquiera, donde los intercambios y relaciones entre la gente se deba únicamente con el objetivo explícito de cubrir necesidades individuales específicas y nadie tenga la opción de sentirse verdaderamente útil o importante para alguien más, porque tampoco tendrá la opción de sentirse usado o manipulado. Todos giran hacia el mismo sentido y así lo aceptan.


En este mundo no hay amigos ni enemigos, sólo gente, individuos con pocas necesidades interactivas, gente que vive para sí mismo. Intenté imaginarme un mundo así y me di cuenta que no estaba tan lejos de la realidad así que ya no tuve historia que contar.


jueves, 23 de junio de 2011

Circuito Cerrado



 

 
He tenido un deja vú –pensó, cuando sintió un escalofrío al toparse con ese chico de mirada triste, estaba segura de haberle visto antes, pero no sólo haberle visto ya, sino de haber sentido exactamente eso, de haberle sostenido la mirada unos segundos como en ese momento.

 
Pronto pasó a ser parte de su rutina, el encontrarlo caminando siempre como si bailara, dando pequeños brincos evadiendo las líneas de las banquetas, el verlo de lejos y sentir que lo conocía sólo por que coincidían caminando por la calle casi siempre a la misma hora y en sentidos opuestos. Se acostumbró a verle sin que él la mirara, a sentir como que él le ignoraba, como si le fuera indiferente adrede. Sin embargo ella sentía conocerle de hace mucho y siempre tuvo la sensación de ya antes haber cruzado una palabra con ese chico.

 
Claro que ambos eran unos perfectos desconocidos y sólo ella le miraba cuando pasaba a su lado por la banqueta. ¿Por qué creía conocerle de hace años? ¿Por qué comenzó a buscarle y seguirle los pasos? ¿Por qué en el momento justo él simplemente la miró?

 
¡Esto ya lo había vivido! –dijo ella a ese chico de mirada triste mientras cruzaban una calle tomados de la mano. –Te lo juro, te lo juro amor, esto yo ya lo había vivido. Mira, cuando demos vuelta nos toparemos a un chico con playera roja y gorra negra. -¿Cómo supiste? –te lo dije, esto ya lo había vivido.

 
Mmm –dijo alzando los hombros y curvando la boca, en un gesto típico de "quien sabe, igual y te estás quedando loca" pero sólo pudo murmurar: deja vú?

 
Ella se le colgaba de los hombros sin dejarlo caminar. Él la apartaba diciendo que era una melosa. Ella se volvía a pegar a su cuerpo tantas veces como éste la apartara hasta que se rendía y dejaba que ella se sintiera dueña de él. ¿Por qué ella tenía siempre la sensación de que lo perdería, aún sin motivos, aún cuando todo iba bien? Pareciera que cada día lo encontraba y lo perdía, convirtiéndose su relación en un eterno buscarse y encontrarse, perderse y reencontrarse. Parecía vivir sólo en deja vú.

 
¿Acaso la vida sólo es girar? –se preguntaba ella constantemente, llegó a pensar que había historias sin principio y sin final formadas sólo por pequeños cruces de caminos, cruces que dejaban esa sensación como la que ella tenía siempre al estar con el chico de la mirada triste, la sensación de eternidad, de búsqueda perpetua. ¿Eso significaba que nunca le perdería o que lo buscaría siempre? –si sólo tengo estos cruces de caminos no puedo desaprovechar ni un segundo –y así corrió a buscarle en el único camino que sabía lo encontraría.

 
"no es culpa de nadie, no es que la vida no tenga sentido o que ya no pueda más, simplemente que uno debe seguir su destino y mi destino es buscar, en este mundo y en todos los mundos, mi búsqueda aquí ha concluido y ahora debo encontrar otro cruce de caminos, para ello es necesario mudar de mundo, así que dejen de verlo como una tragedia, es sólo un paso más"

 
Los oficiales dijeron que la nota estaba aún en su mano cuando la encontraron. –asfixia por ahorcamiento –concluyó el resumen de la autopsia. Hora de la muerte: 3:30pm

 

 

 

lunes, 20 de junio de 2011

Climax



Desesperada entre mis sábanas al salir de una tibia ducha, mi mente lucha por vencer las ganas. Mis recuerdos viajan al pasado no tan remoto y recuerdan tus manos acariciando mi sexo.

Siiii, susurro, siii amor así. Ya no me detengo, mi mano se ha convertido en tu mano, llego una vez, pero tú sabes que quiero más. Me susurras al oído que tengo en el cajón un lindo juguete que me ayudará. Sin saber cómo, ya lo tengo en mis manos, sigo tocándome suavemente, lento, aumento el ritmo y me penetro con ese rico dildo que nos compramos. ¡Oh sí! Casi te siento tan real. Grito tu nombre, te pido más, termino de nuevo y sigues, no quieres detenerte, ¡OH AMOR! Estoy exahusta y feliz.

viernes, 17 de junio de 2011

Deseo


¿Si corro me atrapas? –le dijo al oído mientras mordisqueaba su lóbulo. Llevaba puesto un ligero vestido blanco, con un generoso escote que sin embargo no dejaba ver nada de sus pequeños pechos que no llevaban sostén alguno. Al tiempo se soltó de sus brazos y corrió escaleras abajo riendo cual niña traviesa.

Él, ya con la playera mostrando el pecho desnudo y el abdomen perfecto, la mira bajar y no se mueve, sabe que tendrá que buscarla por toda la casa si espera demasiado, pero si corre tras ella jamás la alcanzará, prefiere jugar a encontrarla.

-¡Ey, lento, vamos que no me alcanzas! – le grita deteniéndose en mitad de la escalera para provocarle, al verlo inmóvil comienza a bajar a gatas dejando entre ver su firme trasero. Él conoce el juego, sigue quieto aunque el calor recorre su cuerpo. Ella sigue bajando hasta el final de la escalera donde se detiene para verlo, abre sus piernas y comienza a tocarse sin dejar de mirarle a los ojos.

Él comienza a bajar despacio por la escalera, su mirada fíja en ella, no en su sexo sino en su rostro y esos labios que sólo quiere morder, está tan cerca, sólo un paso más. Ella no puede escapar, está en el piso y esquinada; ahora se siente seguro. Ella ha dejado de tocarse y pone cara de niña asustada e indefensa intentando escapar de su predador, encuentra la forma y se escurre a gatas por en medio de las piernas de él, pero no está dispuesto a perder esta vez, le detiene del vestido que se desgarra dejando al descubierto sus torneadas piernas.

Está de espaldas a él y contra el piso. La gira bruscamente y se sienta sobre su vientre, puede sentir el poder que se le otorga para hacer de ella lo que le plazca. Le excita el miedo que hay en su mirada. Acaricia sus pechos, los descubre y mordisquea un poco, muy suave, puede sentir sus latidos acelerados y el calor de su sexo presionado por el peso de su pierna. Su lengua va recorriendo el camino mientras sus manos se deshacen de los obstáculos. Del vestido quedan jirones y en su cuerpo sólo unas pequeñas bragas blancas.

Ella espera y le pide continuar, pero él ha ya ha logrado su objetivo. Se levanta, sonríe y se va. Esta vez ha ganado.


Mi nombre es…



La última vez desperté llamándome Amanecer pero luego me volví a dormir y dentro del sueño profundo que me absorbía fui perdiendo el sentido no sólo del tiempo y el espacio, también el sentido de identidad y lentamente me fundía y era sueño.

El sueño se volvió vida y la vida era amor y alegría, en la metamorfosis fui deseo y anhelo, luego traición y esperanza y al final de cada escena quedaba la noche. Entonces era noche, luna blanca y cielo sin estrellas. En la confusión perdí mi nombre pues era tan cambiante mi esencia que nada ya podía definirme.

-Pero, ¿cómo te llamas?-dijiste. ¿Cómo podía explicarte que había perdido mi nombre mientras dormía? –Fui sueño –tartamudee, quizá sólo lo pensé, qué importaba en realidad qué había sido o cuál había sido mi nombre, lo que importaba es que justo en ese momento no sabía cuál era mi nombre, no tenía identidad, no tenía más que historias de sueños en los que cada vez era "algo" o "alguien" diferente.

Antes fui Estrella pero era tan lejana y él quería que fuera suya, saber que siempre al despertar me encontraría, sólo necesitaría abrir los ojos para verme, así me convertí en Amanecer. Fui desapareciendo al ser Sueño pero me esfumé al ser Vida, aunque no lo entiendo aún, si no soy Vida ¿qué eres tú que me percibes y preguntas mi nombre?

 

miércoles, 15 de junio de 2011

Compulsión a la repetición



"Yo pensé que había roto mis propios paradigmas, cambié mis patrones de interrelacionarme sentimentalmente me dije orgullosa de mí logro. ¿Quién me iba a decir que era el mismo patrón elevado a su potencia más mortal?"

Seguimos en las mismas. No sabes entregarte, no sabes amar a menos que estés segura de que perderás, entonces entregarás todo, darías incluso la vida por esa persona y sabes que es cierto, todo eso que sientes, todo eso que quieres dar. Pero que nunca haya una señal de que será para siempre, que nunca nada se atreva a mostrarte la posibilidad siquiera de que nunca morirá porque entonces seguro vuelas y no harás nada, al contrario, lo harás todo aunque no sepas, para que te deje, ah, porque eso sí, tú nunca te vas, tú no abandonas.

¿Acaso no es eso de lo que alardeas? Tú nunca abandonas. Lo que aún no aceptas es que hay muchas formas de marcharse, muchas formas de enviar todo al excusado, no importa cuántas veces se atasque al final siempre se puede destapar un caño.

Y por qué no aceptarlo así fríamente, como es. Te duele darte cuenta tan tarde de que fue lo mismo, de que tu patrón de relaciones conflictivas, dañinas, fugaces y peligrosas sigue estando allí. Pero lo que más te hiere es que ahora nada puedes remediar. Porque la muerte es muerte y nada más.

sábado, 11 de junio de 2011

Solía Escribir




Solía Escribir, contaba historias, hacía poemas, redactaba críticas, hacia cuentos y relatos eróticos, en verdad, yo solía escribir, me quejaba del mundo y creaba otros alternos en mi fantasía. Mi inspiración: la soledad. Mi motor: la melancolía.

Solía escribir porque ahora no lo hago y digo, sigo sola, estoy más sola que nunca y la melancolía me ha atrapado por completo según los especialistas, sin embargo yo ya no escribo más. En un intento por salir de la zanja busco culpables. Pensé culparte a ti como principal detonador de mi apatía, pero luego me encontré este texto de hace algún tiempo 28 de diciembre y luego este otro prorroga y entonces me di cuenta que nada tenía que ver contigo, o al menos nada tenía que ver con tu ausencia, pues ya en otros tiempos me habías dejado sola, te habías marchado así sin más, sin embargo siempre quedaba la esperanza, el saber que en algún punto del universo te encontraría, quedaba el huir y el buscar, quedaba tu vaivén y tu vida. Ese es el punto. Seguías existiendo.

Sin embargo no puedo culpar al “no ser”, a la “nada”, a la muerte. No puedo porque simplemente caigo en un absurdo; ya que yo solía escribir acerca del no ser, de la nada, de la muerte, del vacío, del dolor y la eterna búsqueda de “algo”.

No puedo culpar a nada ni nadie. Nunca he escrito para nadie en particular, nunca he escrito para ser leída. Solía escribir para mantenerme viva. ¿Es acaso la muerte entonces la que me tiende sus brazos ahora para refugiarme y por ello las palabras me han negado su caricia?

Eres Eco


Eres un poema triste, trágico; ese poema que al leer lloras pero también te deja ese saborcito de querer escuchar una y otra vez, como si se adueñara de tu alma, se metiera en tu piel y tocara lo más profundo de tu ser sin saber exactamente que ha provocado en ti.

Eres un sentimiento ambivalente, que te confunde y del cual no puedes escapar. Eres sal y limón, aunque agrio siempre hay un momento en que se desea tener ese sabor en la boca, que te agria y da placer.

Eres confusión y calma. Un agujero negro que se lleva todo a su núcleo para luego desintegrarlo en nada. Eres sonrisa y llanto. Eres amor y odio. Eres todo y eres nada. Eres vida y eres muerte. Eres Eco...


martes, 7 de junio de 2011

SED…SED…SEDXO




Mi cuerpo pide sexo a gritos, llevo ya días excitada y mi mente no piensa en otra cosa que en tu cuerpo sobre el mío fundiéndose en un grito eterno. La imaginación no me basta, los recuerdos me llevan al éxtasis y pido más, mis manos no son tus manos, me falta tu lengua en mi sexo y tus manos en mi cintura.

Necesito lamer tu sexo, devorarlo, pedirte a gritos que me tomes. Necesito rasgar tu espalda con mis uñas y morder tu cuello. Necesito tu cuerpo desesperadamente.

Quiero acabar y repetir, una y otra, y otra y otra más como sólo tú lograbas llevarme. Déjame exhausta en la cama, con el cuerpo temblando mientras me miras sonriente sabiéndote un Dios.

Quiero volver a pedirte que me hagas lo que quieras, que soy toda tuya y solo tuya, que eres mi dueño, amo y señor. Átame a la cama y déjame esperando por ti hasta que suplique me penetres salvajemente. Mátame de placer, tortúrame, muérdeme, golpea, necesito morir en tus brazos.

Déjame jugar a ser Lolita o Dómina. Juguemos un rato con frío calor, con los ojos vendados y tus manos atadas. Déjame hacerte daño, sólo un poco, hasta que sienta culpa y pida perdón. Luego castígame, necesito una reprimenda por ser tan mala. Por ser perversa.



Toma venganza y tómame a la fuerza, haz que me duela mientras me cuentas en voz alta tus fantasías con otras mujeres, saca mi lado más oscuro y que aflore la bisexualidad porque llegó la hora de jugar. ¡Maldita sea sólo hagamoslo!


lunes, 6 de junio de 2011

06 de junio de 2011 11:21pm



 
Mis amigas me ven con ojos de preocupación, también con esa mirada que reprende. Mi familia me ve con ojos de: "no estás nada bien", ¿eso como se llama? ¿Reproche, rechazo, anulación? No lo sé, pero estoy segura de que todos creen tener una mejor respuesta que la mía, también sé que todos tienen mejores alternativas e incluso proyectos que consideran que debería adoptar para rehacer mi vida. Me queda claro que más de alguno cree que ahora sí, en definitiva, si de por sí ya lo sospechaban, ahora no cabe duda de que mi cabecita ha perdido los estribos y estoy completamente loca.

 
Para mí es normal hablarte y que me contestes, no tiene nada de loco la soledad, ni el dolor, ni la tristeza, ni la desesperación, ni la necesidad de morir. Tampoco tiene nada de malo. Sólo son sentimientos, emociones, circunstancias, estilos de vida, ideologías, karma o de plano mala suerte.

 
Creo que esto nunca te lo dije, pero me acerqué a ti por tu soledad, por tu tristeza, por el vacío que podía ver en ti, ese que te inundaba desde hacía años y te metía en un ciclo vicioso de querer estar con gente y al mismo tiempo buscar desesperadamente permanecer solo. Veía el reflejo de mi propio mal. Ahora que no estás ha regresado esa eterna soledad, ese vacío, ese ir y venir y salir huyendo; ese miedo a la entrega porque en ella está también el perder, el abandono y nuestra eterna compañía: la soledad.

 
¿Quise salvarme al creer que te salvaba? Ahora mismo no sé si intentaba convencerte a ti de que la vida valía la pena, o intentaba convencerme yo. Por eso nos entendíamos, nos acompañábamos y volvimos nuestro mal un mundo en el que sólo estábamos tú y yo. Nada más importaba. Me siento plena al saber que me dejaste conocerte como a nadie habías permitido y al mismo tiempo me siento tan mal de haberlo sabido.

 
Amor. Necesito encontrar mi jardín.