Lo que dejo atrás

Lo que dejo atrás
caminar

También Sígueme en

  • El narrador - Verónica rompe en llanto de desesperación, las semanas ya le han parecido años encerrada en ese lugar pese a sus caminatas, pese a que le permiten estar ...
    Hace 1 año
  • Intermedio - ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: El desamor como principio básico de mi existencia, o de la Existencia, así...
    Hace 2 años

sábado, 29 de agosto de 2009

Tangible



Te necesito y tengo tanto miedo de no tenerte nunca, de que te quedes eternamente en mis sueños, como mi más grande anhelo y nada más, mi más profunda ilusión y felicidad.

Te he visto tomar mi dedo con tu diminuta mano, te he sentido acurrucado en mi pecho, te he acariciado hasta quedarte dormido y me he pasado la noche velando tu sueño.

Y todos mis miedos luchan contra ti, un torbellino te envuelve alejándote de mi, queda sólo la esperanza, la vaga ilusión, una especie de añoranza...porque te conozco, tienes vida en mí sin haber nacido aún...

Si fuera una persona de fe, rezaría, si fuera una mujer religiosa llevaría flores a los santos e iría a misa. No lo soy. Soy una mujer de razones...miento, soy, sólo soy, una mujer de ilusiones...

Sin voz


...y las hojas quedaron en blanco...

silencio en el horizonte, rojo intenso, amarillo y gris... tomaste con ambas manos mi rostro, fijando tu mirada intensa en mis ojos, temblabas, tus labios se mordían y las lágrimas hacían brillar aún más tus ojos.

sabía que te ibas sin querer, queriendome aún y me dolía, pero en mi orgullo te dejaba partir. Vete dulce amargura, aléjate pronto antes de querer perderme en tus labios de nuevo, déjame ya mi más tierno amor que estoy a punto de recoger mi corazón tirado a tus pies y ofrecértelo de nuevo...

jueves, 27 de agosto de 2009


Se va resignando a cada minuto un poco más

ya no es novedad mirar al cielo de vez en vez y encontrar nubes grises

ya no es extraño que ver el sol directo le ciegue

carga con ella una tristeza crónica...que ya no siente.


Los escalones se fueron derrumbando,

vio partirse el muro, como una gran estría de hombre obeso desde la esquina superior,

lluvia de piedras golpearon su rostro, ella no se protegio...no quizo hacerlo.


Escucha el sonido del piano, alguien lo toca, melodia romántica;

cierra los ojos y siente cómo se va elevando del suelo,

su cuerpo flota y gira en el centro del cuarto derrumbado,

emerge de entre los escombros y sus heridas abiertas derraman gotas sutiles de líquido azul

¿azul? quizá era verde amarillento, quizá es la pus y no la sangre...


Sigue girando, la música la eleva, ese piano tocado con dulce armonía...

y de sus ojos muertos aún brotan lágrimas...

jueves, 20 de agosto de 2009

Desconocido



Nada se dio por perdido, sólo ese escrito que se ha hecho el desaparecido y que luchó contra toda posibilidad de existencia, anulandose a sí mismo en cuanto fue escrito.

Tal pareciera que el bolígrafo borraba o quizá el odio...o fue el amor?

La boca enmudeció, la mano temblorosa cesó de escribir...

Cerebro y corazón cambatieron en una tempestuosa lucha, anulándose ambos; el uno dejo de pensar, el otro dejó de sentir...

...y así, ese texto desapareció, como si jamás se hubiese elaborado en las sinapsis cerebrales del área de broca y el área de Wernicke se atrofio mientras alguien le explicaba porque debía desaparecer...veneno...

¡Qué lastima que las amnesias pueden evolucionar! para bien o para mal... veneno, veneno que llega como imágen, se mueve como película, se escucha como risa y se siente y sabe a muerte...

No me dejes de abrazar...y el miedo


Dime quien...

Mira, así puede ser, mira, mira, no gires el rostro, no desvíes la mirada; mira, mira, que esto que parece una mancha borrosa y gris es tu hijo, mira, mira, que quién podría...

No me lo pidas, no me lo digas; no lo rechaces, no me rechaces, no te rechaces; que es el fruto de tu semilla, que de la ecuación es el resultado... mira, mira, que no te cortarías un brazo; sólo toma esta foto por un instante, si nada sientes... si nada ves... dime quien...

Quién podría, mira que yo no...

Por favor, por favor...




...no me dejes de abrazar...

martes, 18 de agosto de 2009

Amor


Anoche me levanté de la cama y en la oscuridad roce tu cuerpo, estabas tranquilamente dormido, tu respiración era apenas perceptible, no podía ver tu rostro pues la noche era completamente oscura, me quedé parada varios minutos al pie de la cama sólo sintiendo tu presencia.

Luego volví a recostarme a tu lado, te abracé por la espalda y tú no te moviste, estoy segura que en la profundidad de tu sueño ni siquiera lo sentiste, y me dieron ganas de llorar, llorar de amor por ti...

No sé qué estoy escribiendo...Te amo, sólo quédate con eso...

Amiga



Hoy he pensado en ti, de la nada apareciste en mi mente, estaba yo recostada leyendo textos académicos y medio dormida cuando tu imagen apareció, y me han dado ganas de escribirte, a veces no soy buena hablando y siempre he pensado que otras muchas soy incapaz de transmitir por otro medio que no sea este y... ya sabes, todo el afecto que pueda sentir por una persona.

Hoy solo he querido decirte que te aprecio y eres importante para mí, en mi vida; tienes tantas cosas que admiro y respeto, eres en ciertos aspectos mi contraparte y en otros un complemento, mi opuesto y mi igual.

Gracias por mentarme la madre cuando ha sido necesario, gracias por abrazarme aún cuando quisieras mejor patearme el trasero por mis estupideces y no obstante te alías en mi dolor, gracias por intentar comprender y por escucharme aún sin entender...

Te quiero, ya sabes?...

Sueños



Esta bien, sí, estoy triste, sólo un poco, levemente triste, como cuando cae una simple llovizna que dura unos instantes y luego vuelve a salir el sol con toda su intensidad; así me encuentro, algo confusa también, hay algo que no me ha dejado dormir bien los últimos tres días y empiezo a tener esos sueños perturbadores que te dicen todo y nada, que te dejan esa sensación angustiante de que algo debes hacer al respecto, sin saber si es para adelante o para atrás.











Ya lo admití, y, ahora que sigue...

lunes, 17 de agosto de 2009

Alicia (continuación)

Un día Alicia despertó con una luz cegadora que le daba al rostro, vio a su alrededor cubriéndose los ojos acostumbrados a la oscuridad, adaptados a ver sólo a través de la rendija de esaventana que por años había sido su único contacto con el mundo externo, un mundo completamente desconocido y a tal grado, que le causaba más temor que curiosidad.


Era lunes 20 de julio, claro que esto Alicia no lo sabía, acostumbrada a un mundo sin tiempo, sin día ni noche, sin medida, donde ni siquiera el oxígeno que la mantenía viva era por completo libre, en el cual la cadena atada a sus pies era ya una extensión de su cuerpo, que, al Alicia percatarse de su ausencia se aterró, sintiéndose mutilada, algo había cortado la cadena separándola de sus tobillos, había invadido el espacio de Alicia haciendo también que la rendija de la ventana creciera, ella podría salir por allí, sin embargo no se movía, se acurrucó abrazando sus piernas, temblando y llorando de miedo.


El único mundo que conocía, al cual había estado atada tantos años era ahora distinto; esa rendija que ansiosa buscaba intentando descubrir el afuera, incluso soñanda a veces con salir y conocer; representaba ahora la peor amenaza.


Pasos en la escalera que conducía al sótano, prisión y hogar de Alicia, la pusieron alerta, se arrastró -pues era la única forma de movimiento que durante años tuvo permitido- al rincón más oscuro y se quedó calladita esperando...


Un hombre alto, con abundante barba en el rostro, complexión robusta, mirada cándida contrstante con la severidad de su rostro, se acercaba a ella despacio llamándola por su nombre. Fue tomándola en sus brazos tierna pero firmemente, conteniendo la lucha de Alicia por escapar de él, en su pánico ella desmayo y el hombre la cubrio con un cobertor de bebé, la acuno en sus brazos y la llevó arriba.


Cuando Alicia despertó, se encontró tendida en una gran cama, completamente desnuda pero aseada y cubierto su cuerpo con sábanas perfumadas...


A partir de entonces Alicia toma el desayuno en la cama. El mismo hombre de barba, que jamás reconocerá pues nunca escucho su voz cuando le llevaba la comida, con el rostro cubierto, al sótano; ese mismo hombre es ahora quien cada mañana aparece con una bandeja de frutas y su mejor sonrisa, diciendo buenos días amor...

martes, 11 de agosto de 2009

Pequeña muerte




Me deleito con tu olor, naufrago en tu cuerpo, respiro tu aliento


que me da vida mientras unos instantes de inmenso placer parece que me la quitan.




Y por un momento no sé de ti ni de mi, el tiempo se borra,


se acaba el aire y no hay vida, sólo placer, placer infinito


que me fragmenta en mil pedazos reintegrándome luego para volver a nacer.

lunes, 3 de agosto de 2009

Por leer... o no saber leer

Hace pocos días leí el libro Free Sex de Carlos Cuautémoc Sánchez, sólo porque una personita me dijo que lo leyera, pero más que nada porque me sorprendió que dicha persona me propusiera leer a Carlos Cuatémoc.

El primer libro que leí de ese autor fue hace ya algunos ayeres, "Un grito desesperado'', cuando lo leí tenía unos 9, aún era una chiquilla, recuerdo que el libro trae una serie de listas de ''reglas'' a seguir para que una familia funcione, reglas para padres y para hijos, es una novela que en su momento y a esa edad me llegó bastante.

Pero claro que yo desde entonces ya me había apartado de mi religión, digo mi religión, pues así me lo dijeron, y ese libro era demasiado católico a mi parecer.

Desde esa época ya era bastante crítica de mi entorno, claro no tenía muchos argumentos para defender mi posición, me faltaba experiencia, pero ya me sentía incómoda. Sin embargo, tuve hermanos y de cierta manera me convertí en una especie de madre sustituta y, créanlo o no, eso te obliga a replantear tus ideales, tus valores; ya no solo es tu vida, hay alguien detrás de ti que sigue tus pasos, te observa e incluso puedes ser su héroe.

Nunca he sido de ideales conservadores, pero tampoco he caído en el libertinaje, creo en la libertad responsable. Creo que mi talón de aquiles han sido las relaciones de pareja, me he visto envuelta en diversas relaciones destructivas de una u otra manera, o en formas no aceptadas por completo en la sociedad, especificamente me refiero a las relaciones abiertas o los frees.

Por eso me pegó este libro, por eso y porque una linda mujercita en sus quince primaveras sigue mis pasos, a veces siento que casi me va pisando los talones y a veces la veo tan pequena; sí, la veo con ojos de madre.

Ella ahora comienza a querer explorar el camino del amor, y entonces me enoja pensar en cuantos ''errores'' encontrara en su camino, y me dieron ganas de hablarle, de transmitirle toda la mucha o poca experiencia que las marcas de mi corazón me han dejado, pero también me duele hacerlo porque creo que debo tocar ''ese tema'', ese tema que no con todos puedo hablar y con ella me duele más, pero ella ha preguntado, en silencio, me lo ha dicho mirando el suelo y yo...yo debo responder.

Perdón, si no se entiende lo que he escrito, es solo mi pensamiento desbaratado que intenta darme una respuesta, que intenta decirme que debo hacer y decir.