Lo que dejo atrás

Lo que dejo atrás
caminar

También Sígueme en

  • El narrador - Verónica rompe en llanto de desesperación, las semanas ya le han parecido años encerrada en ese lugar pese a sus caminatas, pese a que le permiten estar ...
    Hace 1 año
  • Intermedio - ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: El desamor como principio básico de mi existencia, o de la Existencia, así...
    Hace 1 año

martes, 17 de diciembre de 2013

Como un sueño





Aun no sé mirar tus ojos de nuevo, la oscuridad superficial que reflejan esconde una tierna nobleza, pero más al fondo existe un profundo deseo y es allí donde mis ojos no se atreven a mirar…una vez más.

Ese lente en el fondo de tus ojos forma mil amantes, numerosos cuerpos desnudos fundiéndose en uno solo, y si me detengo una milésima de segundo en tu mirar me encuentro de frente con mi propio rostro sonrojado y distorsionado revelando un éxtasis total. Mi cuerpo desnudo fundido con una, otra y otra figura corpórea no definida claramente. ¿Quiénes son esas sombras de los mil amantes? Figuras mutantes, distorsionadas y materializadas en un solo concepto claramente proyectado: el deseo.

El deseo cobra forma y la forma cobra vida. Las figuras cambian sí, pero de rostro y de cuerpo, dejando atrás las sombras distorsionadas del deseo en sí. Entonces tus ojos aparecen oscuros de nuevo, penetrantes y fríos, pero mi mirada se quedó atrapada en lo profundo de esos ojos tuyos.

Aun no sé, ni quiero, mirar tus ojos de nuevo. Porque en su fondo se me quedó atrapado mi propio deseo, fundiéndose eternamente entre mil amantes; formas que se desvanecen pero jamás se evaporan, dando paso a más cuerpos desnudos y rostros extasiados. Pieles enrojecidas o pálidas, cuerpos flácidos llenos de sudor, sonrisas en los rostros y ojos desorbitados. Mil cuerpos en uno. Mil amantes, un solo deseo.



lunes, 16 de diciembre de 2013

Camino



He intentado pasarlo por alto, no detenerme a pensar qué está pasando. Pero después de todo no puedo detenerme más. Dejé de lado mis ansias de sentirte cerca, dejé de lado mis ganas de hablar diario, dejé de lado la tentación de que supieras todo de mí, dejé de lado lo que quiero contigo. Voy a dejarlo aquí, pasarlo por alto y seguir de frente. Te extraño. Ya soy niña grande y puedo dejarte ir, dejarte hacer y deshacer lo que necesites. Te quiero. Tú tienes tu vida, tus proyectos, tus tibiezas, tus verdades a medias, tus entregas a medias. Te deseo. Ya eres niño grande para afrontar tus omisiones y elecciones. Yo afronto las mías y sé que de vez en cuando, una vez cada tarde, quizá una noche cada dos semanas o una vez al mes; haré una pausa en mi día-momento-mes para voltear a mi izquierda y a mi derecha, girar sobre mi eje y ver hacia atrás pretendiendo encontrar tus ojos a lo lejos, o tu mano en mi mano…sabiendo que no estarás, que no vendrás y yo, no volveré.


Punto de No Retorno



Emociones encontradas. Escalofríos. Un dejo de tristeza muy sutil. Yo sabía que esto era peligroso y que no tendría idea de lo que pasaría después, ahora enfrento ese después y lo escribo para no olvidarlo. En primer lugar lo disfrute bastante, pero mantener la línea que separa un gusto de otro es casi invisible. En segundo lugar, sí se puede; se puede tener sexo sin vincular emociones y disfrutarlo. En tercer lugar, hacerlo con una mujer es tan excitante como hacerlo con un hombre pero es más fácil mantener el deslinde emocional, no hay vinculación, sólo caricias y placer. En cuarto lugar, mi conflicto sigue siendo con la figura masculina, justo es decir que no estoy vinculada, para ello evité los abrazos y en realidad hubo pocas caricias, genitalidad pura bastante buena. En quinto lugar, y aquí viene lo malo, volví a sentir casi el mismo nivel de placer que me daba mi marido (hablando de figura masculina) por lo que mente y cuerpo se aliaron y pretenden que se repita, pero mi corazón me grita que hay peligro.

Luego entonces pienso en mi amigo y lo odio por no ser capaz de llevarme a tal gozo, que yo no quiera probar en ningún otro lugar. Así, de nuevo mi corazón y mi cuerpo no se entienden. Mi mente, tan eficaz, puede deslizarse de un sitio a otro pero jamás convencerá del todo al corazón, quizá por eso ésta sensación leve de tristeza.

En pocas palabras no tengo idea de qué hacer. ¿Una vez más? ¿Una y ya? Quiero y no. Creo que no quiero, pero quiero querer. El punto de no retorno no existe, es una excusa mental, una especie de ancla al abismo que a veces busco ¿para qué? He llegado a él en tantas áreas que ahora mismo debería ser una exiliada social, reclusa en manicomios y cárceles; sin embargo cuando llego al punto de no retorno sé que no es real, pues siempre puedo caminar sobre mis pasos o tomar un atajo. Ahora, ¿quiero llegar al punto de no retorno para regresar sobre mis pasos o tomo el atajo desde ya?

Sin embargo, me conozco y sé que la extrañeza no va por allí. Se liga a la falta, a la ausencia y al deseo puro. ¿Y dónde está el amor? Pregunta mi yo pequeño. Justo ese es el punto. Se rompió el conflicto, al demostrar que es posible en dos aspectos: “ni se tiene sexo por amor, ni se ama para tener sexo”, así entonces lo que falta no es el amor, lo que ya no está es el conflicto, pero lleva tiempo readaptarse a una realidad psíquica distinta. Si los parámetros que se seguían provocaban dolor y se pensaba que los contrarios causarían aún mayor sufrimiento y de pronto se comprueba que no, aun quedará el miedo, puesto que se avanza sobre camino fértil y al avanzar vamos al mismo tiempo, arando, sembrando y cosechando. La experiencia en sí se vuelve un absurdo.