Lo que dejo atrás

Lo que dejo atrás
caminar

También Sígueme en

  • El narrador - Verónica rompe en llanto de desesperación, las semanas ya le han parecido años encerrada en ese lugar pese a sus caminatas, pese a que le permiten estar ...
    Hace 1 año
  • Intermedio - ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: El desamor como principio básico de mi existencia, o de la Existencia, así...
    Hace 2 años

jueves, 25 de septiembre de 2008

Tengo miedo...estoy asustada...

sábado, 20 de septiembre de 2008

Sueño con una casa grande con un hermoso jardín, o quizá no tenga jardín pero sí un gran pino detrás de la casa, con un lindo perro juguetón que me ensucie los zapatos cada vez que regrese del trabajo.
Sueño con un esposo sonriente...o quizá no...sueño, sólo sueño...

jueves, 18 de septiembre de 2008

La monotonía sigue viva

Un día más y sigo igual....

Nada ha cambiado, el cielo sigue siendo azul, mis manos aún tiemblan por sí solas, mis ojos siguen tristes y vacíos...nada ha cambiado aún.

miércoles, 17 de septiembre de 2008

¿Qué me hace falta?

Los días como hoy en que simplemente todo parece vacio, que nada tiene sentido, al menos no un sentido profundo, que la vida se vuelve superficial, sólo una pregunta rebota en mi mente: ¿qué me hace falta?
¿Acaso no tengo lo que he buscado?¿No hay junto a mí un hombre que me abraza cada día?¿No despierto cada mañana y sé que alguien sonreirá con sólo verme?¿No volteo hacia mi derecha e izquierda y veo a cada lado una mano amiga?¿Acaso no volteo el rostro a mi pasado y veo triunfos?¿Acaso mi futuro no me sonríe apaciblemente?
Si tengo todo esto, entonces ¿qué me hace falta?, ¿por qué mis manos se sienten vacías de vez en cuando? ¿Por qué me inunda el dolor y me aparto de todo? ¿Por qué busco la soledad?
Sea lo que sea que necesite ¿algún día lo encontraré?

domingo, 14 de septiembre de 2008

Futuro Presente

Algún día llegará pensaba, pero esperaba que llegara por sí solo, sin necesidad de buscarle, sólo una mañana o una tarde, quizá una noche bohemia estaría allí, o mejor aquí, cerca de mí, en mi vida.
Hoy es ese día, ese momento que soñaba llegar y creí permanecería en eso: un dulce sueño y nada más. Hoy mi sueño tiene un rostro y un cuerpo, que me llena cada espacio vacio, que inunda mi ser con su presencia y cariño.
Curiosamente sí llegó sin que yo lo buscara, de pronto estaba aquí a mi lado, acompañandome en mi soledad, siendo parte de mis tristezas y alegrias, de mis logros y fracasos, ofreciéndome su hombro para desahogar mis penas al mismo tiempo que me levantaba en sus brazos para caminar por mí cuando me derrumbaba.
Haciendo con su mirada serena y apacible apaciguar mis miedos...

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Ausente

Sólo me abrazaste fuertemente mientras yo ahogaba mis sollozos,

contuviste mi dolor con tu cariño,

tus palabras dulces me llevaron de vuelta a la realidad

y pude ver tu rostro otra vez.



Tu mirada dulce apaciguo mi miedo y

poco a poco me ayudaste a salir de mi regresión.



Hoy sólo queda una especie de nostalgia,

un dolor ahogadi...

como que asoma la tristeza por mi ventana,

me siento suspendida en el aire y el tiempo,

ausente del mundo,

flotando en una esfera a través de la cual veo pasar mi historia...

Mis ojos están cansados y arden porque las lágrimas se niegan a brotar,

es como si hubiera perdido la capacidad de llorar,

de sentir dolor...y me pierdo en el vacío, en la nada...

lunes, 8 de septiembre de 2008

SIEMPRE

De pronto ocupas mi pensamiento, tengo tantas preguntas que hacerte, me intrigas, no logro comprender el objetivo real de tu desición, fue realmente sorprendente, nunca creí que te atreverías y sin embargo lo hiciste.
Fue un extraño comienzo y fin al mismo tiempo, como si quisieras resumir toda una vida en unas horas de intensas emociones, muy intensas quizá, demasiado como para no creer que en realidad se tuviera una relación de mucho tiempo, como si realmente hubiera existido, tal vez era tu propósito, pero, ¿acaso eso no te genera eso una terrible nostalgia? una nostalgia tan difícil de borrar, pues todo fue como una llamarada que viste crecer rápidamente y en un instante se apagó no obstante quedando las brasas aún brillantes, tratando de revivir de entre las cenizas.
Te confieso, creo que algo cambio en mí, no contigo, es sólo que ya no puedo verla como la veía, ya no es... sólo dejó de ser, no puedo evitar sentirme algo incómoda en su presencia y no es que no la estime, al contrario, pero algo pasó...creo que la que siente nostalgia soy yo y en cambio ustedes siguen tan tranquilos...
Creo que tampoco te veo igual, yo esperaba que buscaras una persona para ti, no algo fugaz, no una mera ilusión, quería verte feliz, enamorado tal vez y yo tratando de ocultar mis celos, pero no...al parecer tú no quieres eso, no sé ya lo que buscas, no sé si lo supe alguna vez o todo lo he visto a traves del agua turbia, nublada por el cariño que te tengo.
En fin, yo seguiré aquí viendo como pasa tu vida frente a mis ojos...cómo te desvaneces de pronto para luego emerger con más fuerza y seguirme sorprendiendo con tu pasión, con tu energía...con tu noble alma.

jueves, 4 de septiembre de 2008

todo el día perdido

Mis párpados no querían separarse...cinco minutos más me dije en sueños...como pude me levante perezosa, el exceso de la tarde anterior reclamaba sus efectos a mi estómago, me invadía una sensación de náusea y dolor, además de la tristeza que provocaba el roce de mi piel con las sábanas frías que me recordaba los eventos del día anterior.



-Pasa



-No, te espero afuera ya es tarde, date prisa



-Segura?



Afirme con la cabeza. La mañana era fresca pero en realidad no quería entrar a su casa. Me traía recuerdos, y yo huía de los recuerdos desde hacía un buen tiempo, no porque fueran malos o dolorosos, sólo pretendía no tener pasado. Rara vez visitaba a un amigo antiguo, y los actuales iban y venían, es decir, ya no tenía amigos. Las relaciones profundas con cualquier persona dejaron de ser una prioridad de pronto y en ese momento estaba incómoda, todo me parecía molesto, y comenzaba a entender porque.

Rodolfo fue la última persona con la que mantuve una relación así, profunda, quizá demasiado profunda y dolorosa, verlo ahora movía mis espinitas y no obstante había acudido a su llamada como antaño dejando de lado todo cuanto tenía que hacer, poniéndolo en primer término.

Después de él nada tuvo importancia, lo único que apreciaba como valioso era mi libertad, mi independencia, y procuraba resguardarla de cualquier persona que puediera perturbarla, por eso no visitaba amigos pasados ellos me ligaban a algo, por eso no creaba nuevos vínculos, ya nada entraba en mi círculo de intimidad.

Pero estaba Rodolfo. Un año antes habría acudido con alegría, emocionada entraría a su casa y me sentaría en su sillón inflable con forma de corazón (sí cursilerias). Pero esa mañana no, no estaba contenta y mucho menos emocionada, sólo angustiada, nerviosa y algo enojada por no haber podido negarme.

Como siempre tardó más de 15 minutos en estar listo (incremento mi enojo), cuando al fin salio evite sus ojos.

-Al fin, ya estaba desesperándome

-Por eso te dije que pasaras pero no quisiste

-Sí, sí. A donde vamos?

-Es por aca...

Por qué carajos me había buscado a mí, hacía un año que ni siquiera sabíamos de la existencia del otro, por qué ahora?

-Exactamente a donde vamos, por que tengo que acompañarte yo?

-Porque no confio en nadie más para esto, tengo un problema y sé que tu puedes ayudarme, cuando la veas entenderás por qué tú

-¿Cuando la vea? Me llevas a conocer a alguien, una persona es tu problema?

.....continuará....