Lo que dejo atrás

Lo que dejo atrás
caminar

También Sígueme en

  • El narrador - Verónica rompe en llanto de desesperación, las semanas ya le han parecido años encerrada en ese lugar pese a sus caminatas, pese a que le permiten estar ...
    Hace 1 año
  • Intermedio - ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: El desamor como principio básico de mi existencia, o de la Existencia, así...
    Hace 1 año

domingo, 24 de enero de 2010

A la salida...

-De nuevo soñé con usted…Profesor

-¿Profesor? Desde cuando deje de ser solo M. y cuando empezaste a hablarme de usted, a que se debe tanta distancia y porque lo dices con un dejo de resignación como si… como si te despidieras.

-Usted Profesor ha entrado en mis sueños sin permiso, ha invadido mi cama, mi intimidad y a veces hasta lo veo en el reflejo de mi espejo. Le hablo de usted esperando que con eso mi corazón regrese a 60 latidos por minuto cuando lo veo y que las mariposas que revolotean en mi estómago vuelvan a ser sólo los gusanos que devoran mis entrañas. Le hablo de usted queriendo aplacar el ansia que provocan las ganas que tengo de arrancarme ahora mismo la ropa ya que usted no hace nada, y si así lo hiciera cuánto agradecería que me viera con desdén despreciando mi cuerpo desnudo que se derrite al pensar en sus manos. Le hablo de usted tratando de apagar el fuego que arde cada vez que sus ojos se clavan en los míos, queriendo desaparecer el escalofrío que provoca el roce de sus dedos. Profesor, mi boca ha sido imprudente al besarle y mi voz jamás debió pronunciar estas palabras, le ruego me perdone y debo marcharme.

-Niña…

-Adiós Profesor – se gira y al tocar la manija de la puerta del salón de Artísticas, el Profesor se interpone cerrándole el paso. Ella se siente chiquita ante la imponente presencia del Profesor, le tiemblan las piernas, se ha quedado muda sin saber qué hacer, siente miedo pero no quiere irse y de nuevo las mariposas en el estómago.

El Profesor la toma de la cintura con firmeza acercándola a su cuerpo, le pone las manos en el pecho para que sienta que a él también le late fuerte el corazón, le sonríe y va desabotonando su playera escolar lentamente, cada botón menos va dejando ver sus senos pequeños y firmes envueltos en un sostén rosa. Las manos del profesor son tibias caricias que van despertando sensaciones nuevas en su cuerpo.

-¿Puedo?

-Apenas pudo afirmar con la cabeza cuando ya resbalaba su diminuta tanga por sus piernas y después…

Es hora de levantarse, la hora es 7:00am. Es hora de levantarse, la hora es 7:00am…

Maldita sea, otra vez fue un sueño…

miércoles, 20 de enero de 2010


puedo estar marcada por el lobo pero no es lo que me define, yo decido si soy o dejo de ser, y lo que parece mi debilidad es también mi mayor fuerza

Amanecer



Hola amiga, hasta hoy lei tu correo, hasta hoy tuve compu...pensé muchas cosas cuando te leía, ultimamente no tengo nada cierto salvo la conciencia de saber que hay personas que amo y me aman y pensandolo bien, es lo más importante, es lo que he valorado siempre, no me ha importado el dinero, no me ha importado ser excelente en la escuela, no me ha importado nada vanal.

Es cierto que estoy algo triste, es cierto que he querido renunciar a mis sueños y dejar que todo pase sin intentar, sin luchar, he recordado aquel día en el colegio con un frasco de analgésicos vacio en mis manos y su contenido en mi estómago. Me he sentido cansada emocional y físicamente, me he visto como algo sin valía y aunque nunca he temido a la muerte me ha dolido pensar el tener que dejar a los que amo, el no verles y tenerles más como los tengo ahora.

He querido desaparecer. Cuando algo me duele mucho, cuando algo trasciende tanto tiendo a mutilar algo de mi y eso incluye terminar relaciones, alejarme de amigos, ir desvaneciéndome en el tiempo y el espacio hasta sentir que nadie puede verme. Se me cruzo la loca idea de irme, sólo irme, sin decir a nadie a donde, sin despedirme...pero no pude, no pude porque los amo demasiado...

Me imaginé sin ti, sin Alex, sin mi familia tan problemática y loca y no pude verme a mí. A veces me pierdo en un abismo que yo misma creo.

No te preocupes, voy saliendo, ya me conoces, ya sabes que me derrumbo y me quedo tirada por un tiempo, pero siempre vuelvo a levantarme y andar, sólo...sólo dame tiempo. Tiempo para aferrarme a nuevos hilos, tiempo para revalorar, para reedificar sobre las ruinas.

No te preocupes, estoy bien. Aunque por ahora no parezca así...

viernes, 8 de enero de 2010


El libre albedrío es una racionalización;
no puedo evitar tomar todas las decisiones correctas.
Y todas las equivocadas.

Egan Greg


Amanecer, Rosa, Neli, Suspiros…mis demás nombres se me escapan, Alma soy; niña, adolescente y mujer, ilusa y soñadora, la más frágil y la más fuerte. En estos días he sentido la ausencia, el vacío de no ser nada, es decir, de lo que he hecho y lo que no, de lo que quisiera y lo que tengo.

Anoche empaquete todos los sueños que sé que jamás se cumplirán, los guardé en una caja y los envolví para regalo, la nota estaba en blanco en la parte del destinatario para que los tome sólo la persona que quiera tenerlos.


Anoche mi padre me abrazó mientras lloraba y susurraba a mi oído que viera sólo mis logros, todo lo bueno que había dado en estos 8 años. Yo quería creerle, pero en realidad siento que no hay nada, ¿qué legado dejo cuando muera? En un tiempo se creía que cuando un hombre ya hubiera procreado hijos y escrito al menos un libro, entonces podía morir tranquilo, pues ya había dejado un legado a la humanidad.

Ni hijos ni libro tengo yo, probablemente ni siquiera anécdotas dignas de contar entre los amigos, no tengo herencias materiales para nadie. En estos 8 años procuré no hacerme de mucha cosas, no colecciono nada, no me aferro a casi nada material, no tengo una película favorita, ni un disco musical especial, no soy fan de nada; me concentré en absorber de las personas que he amado sólo lo mejor, me concentré en dar amor, tiempo y compañía; procuré no hacer planes a largo plazo, casi todo se concentró en un plazo no mayor a 6 meses.

Pero de soñar siempre he vivido y me dejé envolver por un tiempo, la resignación nunca ha sido parte de mi, testaruda como soy no suelo rendirme ante casi nada y en cuanto a las relaciones interpersonales soy poco egoísta y doy muchas oportunidades, por eso luego quieren aprovecharse y muchas veces no se valora todo lo que doy, algunos incluso tontamente creen que soy dependiente y que es tan grande mi necesidad de ellos, en su absurdo pensamiento de creer conocerme bien se ciegan y no ven detalles importantes.

Pero hay una razón para todo. Perdón, me estoy desviando de mi punto. Hoy sólo quería agradecer a todos aquellos que he amado. La verdad es que no soy escritora, no tengo talento para eso y jamás escribiré un libro; tampoco tendré un hijo y no tengo idea de cómo me recordaran o si acaso lo harán.

Nunca he sido buena para expresar mis emociones a pesar de que son mi principal herramienta de trabajo con la gente, ni siquiera mis pacientes se acordarán de mí y en cambio yo de ellos sí.

Las cosas vuelven a ser difíciles y me es necesario replantearme una vez más, de nuevo vuelvo a vivir al día. No se vale decir que nada hago, porque es mentira, estoy luchando como desde hace 8 años, sólo que nunca estoy preparada, quizá no lo he podido aceptar nunca. Es sólo una crisis más, una más o la última, pero lo que importa es que hoy puedo hacer lo que quiera, que soy dueña de cada minuto del día y de mañana quizá.

Anoche hice un recuento, las escenas de mi vida pasaron lentamente como en una película antigua por mi mente, en blanco y negro, algunas cuantas en color. Eli, mi más antigua amiga y la mejor, gracias niña por enseñarme el verdadero valor de la amistad, por demostrarme que se sobrevive a la traición y al engaño, que la vida sólo es complicada cuando uno así lo decide, por tu sencillez y practicidad; por tu cariño, apoyo y compañía de tantos años. Por tolerar mis celos cuando conociste otros amigos, por ayudarme a mantener una distancia óptima y no saturarte con mis asuntos, en serio dime, ¿quién es la psicóloga?

Daniel, amigo mío, como me dolió tu alejamiento y cuanta alegría me da el que hayas podido superarte. Recuerdo nuestras pláticas en papel, es curioso cómo no podíamos hablar de otra manera, mi cariño hacia ti está intacto desde que te conocí. Gracias por hacerme ver que los hombres también sufren y tienen sentimientos nobles, que pueden ser heridos y perdonar más fácilmente que nosotras.

A mis grandes amigos de preparatoria: Viri, Lupita, Mireille, Tarsi, Yared, Pabis, Héctor y el modelo (jeje) quienes me vieron en mis mejores tiempos y en los peores, que jugaron conmigo una cascarita y en otro tiempo me alentaban a caminar de nuevo, que empujaron mi silla de ruedas y se divirtieron conmigo echando carreritas por toda la escuela hasta que doña campanita nos regañó. Los quiero a todos, cada uno a su peculiar manera.

Mi pequeño Jes, verte es como ver en un espejo mi niñez robada, mi picardía e infantilismo, mi alegría sin sentido y mi prematura madurez. Fuiste y eres mi primer y principal fuerza. Apenas siendo un bebé fuiste mi motivo para seguir adelante, fuiste mi esperanza, mi paz y felicidad. Mi corazón y mi vida, lo daría todo por ti. Te amo tanto.

De ti, bucita, admiro tu serenidad, tu realismo, tu inocencia. Han, tan maternal, tan vulnerable como fuerza física tienes, la más hermosa y sensual. Isa, mi amiga y complice de 23 años, mi confidente y compañera, mi pañuelo de lágrimas, mi madre sustituta. Siempre me peso estar bajo tu sombra, pero siempre me he sentido cobijada por ti, el peso lo hacen otros al compararnos.

Mis grandes amigos de universidad: Mario, Luis, Ana, Hazel, Bere, Vero, Liliana, Paolita, Domingo; no sé cómo explicarles que me alejo cuando empiezo a ser sofocante, pero siempre me mantengo cerca, atenta. Sé que no he sido la mejor amiga y que por diversas circunstancias me he alejado de más de algunos, pero los sigo queriendo. Luis, corazón, cuanto te quiero lo sabes desde hace tiempo, me encanta tu versatilidad, espontaneidad y carisma; me contagias tu energía cuando estoy cerca de ti, me gustan tus locuras y me inquietan tus dudas e inseguridad, cuando yo puedo ver tantas cualidades en ti.

Ana, en algunos aspectos eres como yo quiero ser, te admiro y te respeto. Haz, la niña tierna envuelta en su armadura de acero inoxidable. Lili pocos valoran y ven lo que hay detrás de tu aparente agresividad, cuídalo, ¿por qué dar tanto a quien tan poco valora? Debería escuchar mis propias palabras…

Víctor, Pierre, Alex…mis tres amores, los más queridos y los más sufridos, los más intensos.

Víctor, recuerdo cómo cambiaste el fútbol por el básquetbol para impresionarme, esa sonrisa coqueta y tu cuerpo perfecto que aún hoy despertaría mi ansiedad. Perre…sin palabras, aún suspiro al recordarte; fuiste mi segunda fuerza después de Jes, te admiraba tanto que seguía tus pasos uno tras otro. Sin darte cuenta me ofreciste la oportunidad de sobresalir, de callarles la boca a quienes decían que no había camino más adelante para mí y tu cuerpo fue materia exquisita de mis sueños y fantasías.

Alex, te he amado como a nadie más, te amaré siempre. Perdón por ser tan sofocante, mi historia me ha llevado a absorberlo todo de quienes amo por el tiempo que se pueda, para cuando se tengan que ir y eso cansa lo sé. No es sano, ni para mí ni para ti, es el miedo al tiempo, y a la fugacidad de lo que alguna vez ha sido mío. No te pido que lo entiendas. Después de todo, nuestra relación se ha caracterizado por el movimiento, la adaptación mutua y el ceder un poco cada quien.

Tal vez mi sofocante amor choca demasiado con tu racionalidad y amor desprendido, tal vez veo sólo lo que quiero ver.

Finalmente, y aunque no he dicho todo lo que quería decir, padres míos hicieron lo que pudieron, dejen de castigarse por fantasmas del pasado y trabajen en el presente, ayuden a forjar el futuro de mis herman@s y sigan con sus propias vidas. Dejen de usarnos de pelotitas de pin pon, dejen de sabotear la vida del otro inconscientemente. Vuelvan de nuevo sus ojos a las necesidades de sus hijos, aprendan a ver otra vez como padres aunque estén separados.


28 de diciembre


Hola. Quiero imaginar que te tengo frente a mí y charlamos tranquilamente como podemos hacerlo, pero en realidad no tengo claro lo que quiero decirte, así que me quedaré viendo tu rostro como suelo hacerlo hasta que gires y me digas –qué? Con esos ojos evasivos que sólo tú sueles tener.

Seguiré mirándote y ante el silencio incómodo para ti, vacío para mí, una muestra sólo del desfase en el que vivimos y no obstante, es también lo que nos mantiene juntos, decidirás en automático si levantarte de la cama o simplemente seguir fingiendo que dormitabas.

No importa lo que elijas, el significado será el mismo. Juntos, tan cerca y tan lejos, tan unidos, casi fusionados pero nunca hay que olvidar, que allí donde dos personas se vuelven una sola el resultado siempre será una persona incompleta. Habrá sólo que contestar, ¿quién es la mitad del todo? O la tercera parte, o el porcentaje que corresponda a su inevitable fragmentación.

Quizá por eso no puedo hablarte, te convertiste en la voz y yo en los oídos. En esta escisión quisiera ser las piernas, pues me gustaría seguir avanzando, caminar en mi propia dirección y no en la tuya, ya que el desfase nos impide crear una nuestra. Nuestra vida juntos no es más que un sueño, un bonito sueño que en alguna de las dos mentes originales se creo pero ante la fusión perdió sentido y probablemente quien sufra más es la que nunca lo pensó, pues se volvió sin querer un sueño propio.

Es difícil y doloroso desprenderse de lo que uno cree que es suyo aunque no le pertenezca. Así, el amor más fugaz puede ser el más profundo. Sin frutos, sin historias, sin principio ni final.

Me parece que eternamente te he buscado, te he encontrado y luego perdido de mil maneras dolorosas, y cada vez que quiero cambiar la forma, cada vez que quiero tenerte todo, cada vez que me acerco más, menos dura y más duele, porque llevo toda la eternidad buscándote y teniéndote, amándote y sufriéndote.

Me pregunto hasta qué punto se cansará mi espíritu, cuándo la esperanza se irá de mí para siempre. Cuándo la ruptura será eterna en vez de la búsqueda perpetua. Cuándo el desfase será absoluto y no tendré que sufrir los trozos de tu esencia cuando por un descuido de la coincidencia tropiezan con los trozos de la mía y se encajan en ella, haciéndome sentir de nuevo que me perteneces y te pertenezco y que sólo tuya he sido siempre, y que sólo mío puedes ser.

Esta vez seré las piernas, no puedo no ser, porque mi camino ya está andado y seguiré, aunque al dar el siguiente paso la distancia entre los dos se acorte o se alargue, ya habré hecho lo que tuviese que hacer. No por eso deja de sentirse ese vacío que me acompaña cada vez que hay un nuevo giro, cuando la historia tiene que cambiar, cuando tengo que volver a buscar… a buscarte.