Lo que dejo atrás

Lo que dejo atrás
caminar

También Sígueme en

  • El narrador - Verónica rompe en llanto de desesperación, las semanas ya le han parecido años encerrada en ese lugar pese a sus caminatas, pese a que le permiten estar ...
    Hace 1 año
  • Intermedio - ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: El desamor como principio básico de mi existencia, o de la Existencia, así...
    Hace 2 años

miércoles, 29 de enero de 2014

Ojos de mil amantes

Una amiga mutua me dijo no hace mucho, platicando, sin afán de que se convirtiera en consejo aunque así lo recibí yo: “…pues mejor yo me voy, ¿no? Digo, si no puedes dejarla y no quieres engañarla pero la engañas, pues mejor yo te ayudo a respetarla y me voy…”

Esas palabras se me metieron al corazón, que se apretujó contra mi pecho. Parece fácil pero no lo es, alejarme yo, por ti, por mí, por los tres. Aguantar las ganas de escribir: “te extraño, quiero verte”. Aguantar las ganas de verte y no querer besarte, colgarme de tu brazo y caminar sin rumbo, bobeando y con el corazón latiendo de prisa. Cerrar mis ojos para que no veas mis pupilas dilatadas cuando te recuestas al lado de mi cabeza.

Voy a alejarme por mí, por ti y por ella. Y quisiera que esto que escribo no llevara dedicatoria, que las palabras vagaran sin una dirección concreta, pero no, hoy me desgarro la piel por no llamarte, por no mandarte un mensaje y por no pensarte.

Pero recurramos a tu tangente. Déjame envolverte en versos y cartas sin destinatario, esa siempre ha sido mi mejor manera de matar amores, de enterrar caricias prohibidas y olvidar deseos.

Respetaré mi cuerpo, mi mente, mi libertad y tus cadenas. Me alejaré de la red que me has tejido. Cada vez que añore tu recuerdo imaginaré un demonio verde, con tus ojos, esos ojos desdeñosos, arrogantes, seductores, esos ojos en los que me he perdido detrás de mil amantes, esos ojos que me desnudan el alma estarán hundidos en un monstruo con cuernos. Y cuando los vea tan vacíos dentro de tu propia mounstrosidad, sólo podré sentir pena, y no podrás regocijarte de mis pupilas dilatadas, no podrás fanfarronear que me puedes tener en tu cama, no podrás jamás darte el lujo de negarme un beso.


Porque con letras te entierro y con tu espejo te encierro. Las cadenas al fin te amarran a ti, la red que tejiste es tu propia trampa y yo…yo ya ví el camino de la salida, y hacia allí me dirijo.

1 comentario:

...María... dijo...

Maravilla...
las cadenas te amarran a tí...