Lo que dejo atrás

Lo que dejo atrás
caminar

También Sígueme en

  • El narrador - Verónica rompe en llanto de desesperación, las semanas ya le han parecido años encerrada en ese lugar pese a sus caminatas, pese a que le permiten estar ...
    Hace 1 año
  • Intermedio - ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: El desamor como principio básico de mi existencia, o de la Existencia, así...
    Hace 1 año

martes, 7 de octubre de 2014

Fantasía

Me quedé pensando en ti; llevabas chaqueta negra y jeans, tu rostro no decía mucho, serio sin rasgos que llamaran mucho mi atención, no obstante, algo en tu porte me hacía querer saber qué había debajo de esa sobria vestimenta, ¿cómo será? Me pregunté mientras me invadía el insomnio y el roce de las sábanas sobre mi piel desnuda me inquietaba.

Mi mente comenzó a imaginarte, entrando a mi cuarto mientras yo intentaba dormir, después de todo ya estabas en mi mente. Tu chaqueta negra escondía debajo un torso desnudo, de pronto tus labios se antojaban, carnosos y suaves; al mirarte mi cuerpo reacciona, un leve escalofrío recorre mi piel y mis pezones reaccionan al suave roce de la sábana.

No pides permiso. Sin chaqueta pero con los jeans puestos te metes en mi cama. Tus manos se acercan a mi cuello y bajan despacio hasta posarse en mi seno  derecho, tus yemas juguetean con mi pezón poniéndolo más duro y erecto…yo no me muevo, mi sorpresa no acaba aunque mi cuerpo reacciona a tu olor y tu respiración en mi cuello me provoca.

Cuando tus labios buscan los míos mis manos ya intentan reconocer el camino, van recorriendo de tu espalda al abdomen, más abajo un cinturón estorba mi exploración; se va convirtiendo en una lucha de impulsos, me giras para quedar encima de mí y detienes mis manos, continúas besando mis labios para bajar despacio con la punta de la lengua recorriendo mis senos, mi abdomen y llegar a mi pubis, allí te detienes y entonces me miras, tus ojos cambian volviéndose duros, dominantes…acercar la punta de la lengua a mi clítoris sin tocarlo, el calor de tu aliento en esa zona me vuelve loca…


De pronto sonríes y te esfumas. Mi mano izquierda sigue moviéndose en círculos sobre mi clítoris, mi corazón late de prisa y con la mano derecha acaricio mis pezones…mi fantasía te desvaneció segundos antes del clímax y me quedé jadeante, inconclusa, insomne y preguntándome: ¿cómo serás?



No hay comentarios: