Lo que dejo atrás

Lo que dejo atrás
caminar

También Sígueme en

  • El narrador - Verónica rompe en llanto de desesperación, las semanas ya le han parecido años encerrada en ese lugar pese a sus caminatas, pese a que le permiten estar ...
    Hace 1 año
  • Intermedio - ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: El desamor como principio básico de mi existencia, o de la Existencia, así...
    Hace 2 años

sábado, 29 de octubre de 2016

De silencios, ausencias y vacios


Tengo alma de puta –Dijo como si hablara sola, observando el humo del cigarro que moría entre sus dedos. Tenía esa curiosa expresión de lejanía, esa mirada que avisaba el oleaje de emociones desbordadas intentando no escapársele por la boca ninguna de ellas.

-No reparé en ello hasta que ya iba muy lejos, ya no podía devolverle el dinero, así que tuve un ataque de risa, porque sabes, al final es gracioso, y entonces me dije en voz alta oficialmente  prostituta…  ¿qué sentido habrá tenido en disculparse por ofrecerme su apoyo en dinero si esto no implicara un posible insulto? ¿Qué significado va implícito en la disculpa?, yo pensaba eso y no paraba de reír, había pasado sin darme cuenta si quiera, de promiscua a puta, pero claro que es una estupidez, puta siempre he sido…

-¿De qué hablas?- me atreví a preguntar, temiendo la mirada de sus intensos ojos, que no me vea rogaba, por supuesto no lo hizo, aunque su indiferencia fue el equivalente. Y continuó hablando para nadie.

Ayer fumé con ella, en un momento la vi, allí, frente a mí, tan frágil, tan deseosa de amor, de alguien a su lado, pero entonces yo pensé recuerda que eres puta, el amor no es para ti, y he luchado entonces por convencerme de nuevo, hoy por ejemplo he olvidado mi armadura seguramente se me quedó atrapada en sus ojos y es que ella es así, cuando menos acuerdo ya me atravesó, sí, atravesar es la palabra porque duele cuando me traspasa, ella entra, pasa y se va…así que he optado por desnudarme primero; si de nada me sirve el disfraz de hojalata…quizá la piel me proteja más.


Y allí estaba corriendo por su mejilla una lágrima, sin que por ello cambiara en nada su expresión ausente ni suavizara un poco si quiera, su mirada de hierro. Su rostro recibió un rayo de sol que se filtró por unos segundos a través de las hojas del árbol bajo la sombra del cual ambas nos recostamos. 

La observé sabiendo que no diría más nada y que el viento secaría esa única lágrima. Después de todo, sí llevaba puesta su armadura, aun bajo la misma piel.


No hay comentarios: