Lo que dejo atrás

Lo que dejo atrás
caminar

También Sígueme en

  • El narrador - Verónica rompe en llanto de desesperación, las semanas ya le han parecido años encerrada en ese lugar pese a sus caminatas, pese a que le permiten estar ...
    Hace 1 año
  • Intermedio - ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: El desamor como principio básico de mi existencia, o de la Existencia, así...
    Hace 2 años

miércoles, 22 de abril de 2009

El placer de no sentir deseo



Hoy estuve intentándolo todo el día y no lo logré. Creo que llevo ya al menos tres semanas, en realidad no voy contando los días, pero hoy me sorprendió tanto corroborar que era cierto.

Mi última prueba fue al bañarme, me desnudé por completo frente al espejo (ya es costumbre), me quedé unos segundos viendo mi reflejo luego me cubrí con la toalla y me dispuse a disfrutar del delicioso roce del agua tibia recorriendo mi piel.

Bajo la regadera, hice un poco de espuma en mis manos y comencé haciendo un masaje muy suave en círculos sobre mis senos al tiempo que intentaba traer alguna imagen a mi mente que me excitara, la imagen llegó…poco a poco, mis manos se hicieron masculinas hasta reconocerlo (¿?), fueron bajando lentamente por mi vientre, una de ellas recorrió la línea de mi trasero y subió rápidamente a mi seno izquierdo; la otra buscó inquieta pasando por el monte de venus hasta encontrar ese pequeño botón…y entonces…nada.

Anoche lo intenté provocando un sueño erótico, que tan fácilmente protagonizaban al menos una parte de mis noches, pero no, el sueño inicia e incluso concluye, pero no me excito en ningún momento.
Hoy es el primer día que me toco…no he tenido deseo sexual desde hace tres semanas, y no es que me preocupe, de hecho me siento tranquila, una extraña paz, como si no necesitara nada; pero no por eso deja de extrañarme.

Había llegado a un punto en que incluso era molesto. No es cómodo estar en clase y sentir como tu clítoris se erecta sin el menor estímulo; o que cuando camines el roce de tus piernas comience a excitarte hasta que te mojas o que tus pezones sobresalgan a través de tu blusa…

No sé cómo sucedió esto, pero he conocido el placer de no sentir deseo.

3 comentarios:

Anonimo por adopción dijo...

La vida asceta...

Aunque también podría tratarse del placer de los Epícureos. Evitar los placeres mundanos que a la larga causan dolor, y concentrarse en un estado de equilibrio.

Desvanecerse dijo...

La celda de los deseos se cierra cuando se tapan las miradas.
Besotes

suspiros dijo...

prefiero pensar que estoy buscando algo más espiritual, místico quizá, y los placeres del cuerpo me estorban en el camino