Lo que dejo atrás

Lo que dejo atrás
caminar

También Sígueme en

  • El narrador - Verónica rompe en llanto de desesperación, las semanas ya le han parecido años encerrada en ese lugar pese a sus caminatas, pese a que le permiten estar ...
    Hace 1 año
  • Intermedio - ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: El desamor como principio básico de mi existencia, o de la Existencia, así...
    Hace 2 años

miércoles, 2 de julio de 2014

Historias para soñar




Era simple, le pedía que me contara una historia, así se recostaba a mi lado, me abrigaba y abrazándome comenzaba una historia. Podía ser cualquier cosa, él hacía historias de la nada, una vez habló de una papa y un gato…sí, parece extraño pero fue una historia muy cómica.

No siempre tuvo historias en los labios para mí, a veces era él quien necesitaba ser abrazado y escuchar historias, pero yo nunca fui tan buena diciendo nada, aunque sabía abrazarle muy bien, eso se me daba, me le adhería al cuerpo como cobija y todo era calor. Su cuerpo así era mi hogar y mis brazos fueron el suyo.
También con silencios se platica, sucede frecuentemente entre los amantes, ni siquiera hablo de esas charlas de profundas miradas, no, hablo de silencios absolutos, de paz interna, de amor. Ese amor que no necesita de palabras.


Ahora me arropo sola, y de vez en cuando me cuento una historia en voz alta y siento como si él estuviera a mi espalda, casi percibo su aroma y el calor de su piel. Ya no le veo tan seguido cuando cierro los ojos, resulta que la memoria no es tan fiel salvo al olvido y el tiempo; cuando es necesario lo busco en mi corazón y sí, allí sigue intacto, hermoso, nostálgico, siempre contando historias. Después de todo soy una niña, necesito historias para poder soñar.

No hay comentarios: