Lo que dejo atrás

Lo que dejo atrás
caminar

También Sígueme en

  • El narrador - Verónica rompe en llanto de desesperación, las semanas ya le han parecido años encerrada en ese lugar pese a sus caminatas, pese a que le permiten estar ...
    Hace 1 año
  • Intermedio - ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: El desamor como principio básico de mi existencia, o de la Existencia, así...
    Hace 2 años

sábado, 11 de junio de 2011

Solía Escribir




Solía Escribir, contaba historias, hacía poemas, redactaba críticas, hacia cuentos y relatos eróticos, en verdad, yo solía escribir, me quejaba del mundo y creaba otros alternos en mi fantasía. Mi inspiración: la soledad. Mi motor: la melancolía.

Solía escribir porque ahora no lo hago y digo, sigo sola, estoy más sola que nunca y la melancolía me ha atrapado por completo según los especialistas, sin embargo yo ya no escribo más. En un intento por salir de la zanja busco culpables. Pensé culparte a ti como principal detonador de mi apatía, pero luego me encontré este texto de hace algún tiempo 28 de diciembre y luego este otro prorroga y entonces me di cuenta que nada tenía que ver contigo, o al menos nada tenía que ver con tu ausencia, pues ya en otros tiempos me habías dejado sola, te habías marchado así sin más, sin embargo siempre quedaba la esperanza, el saber que en algún punto del universo te encontraría, quedaba el huir y el buscar, quedaba tu vaivén y tu vida. Ese es el punto. Seguías existiendo.

Sin embargo no puedo culpar al “no ser”, a la “nada”, a la muerte. No puedo porque simplemente caigo en un absurdo; ya que yo solía escribir acerca del no ser, de la nada, de la muerte, del vacío, del dolor y la eterna búsqueda de “algo”.

No puedo culpar a nada ni nadie. Nunca he escrito para nadie en particular, nunca he escrito para ser leída. Solía escribir para mantenerme viva. ¿Es acaso la muerte entonces la que me tiende sus brazos ahora para refugiarme y por ello las palabras me han negado su caricia?

2 comentarios:

quimeras dijo...

aveces necesitamos el silencio, mental, físico, literario, para re-encontrarnos...
un beso...

suspiros dijo...

¡Cuànta razòn tienes quimeras!
¿Cuànto tiempo requiere el alma para sanar sus heridas? ¿En realidad sana o al menos cicatriza? En los desastrers naturales hay ocasiones en que no se puede reconstruir y entonces es necesario mudar de sitio