Lo que dejo atrás

Lo que dejo atrás
caminar

También Sígueme en

  • El narrador - Verónica rompe en llanto de desesperación, las semanas ya le han parecido años encerrada en ese lugar pese a sus caminatas, pese a que le permiten estar ...
    Hace 1 año
  • Intermedio - ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: El desamor como principio básico de mi existencia, o de la Existencia, así...
    Hace 1 año

lunes, 6 de junio de 2011

06 de junio de 2011 11:21pm



 
Mis amigas me ven con ojos de preocupación, también con esa mirada que reprende. Mi familia me ve con ojos de: "no estás nada bien", ¿eso como se llama? ¿Reproche, rechazo, anulación? No lo sé, pero estoy segura de que todos creen tener una mejor respuesta que la mía, también sé que todos tienen mejores alternativas e incluso proyectos que consideran que debería adoptar para rehacer mi vida. Me queda claro que más de alguno cree que ahora sí, en definitiva, si de por sí ya lo sospechaban, ahora no cabe duda de que mi cabecita ha perdido los estribos y estoy completamente loca.

 
Para mí es normal hablarte y que me contestes, no tiene nada de loco la soledad, ni el dolor, ni la tristeza, ni la desesperación, ni la necesidad de morir. Tampoco tiene nada de malo. Sólo son sentimientos, emociones, circunstancias, estilos de vida, ideologías, karma o de plano mala suerte.

 
Creo que esto nunca te lo dije, pero me acerqué a ti por tu soledad, por tu tristeza, por el vacío que podía ver en ti, ese que te inundaba desde hacía años y te metía en un ciclo vicioso de querer estar con gente y al mismo tiempo buscar desesperadamente permanecer solo. Veía el reflejo de mi propio mal. Ahora que no estás ha regresado esa eterna soledad, ese vacío, ese ir y venir y salir huyendo; ese miedo a la entrega porque en ella está también el perder, el abandono y nuestra eterna compañía: la soledad.

 
¿Quise salvarme al creer que te salvaba? Ahora mismo no sé si intentaba convencerte a ti de que la vida valía la pena, o intentaba convencerme yo. Por eso nos entendíamos, nos acompañábamos y volvimos nuestro mal un mundo en el que sólo estábamos tú y yo. Nada más importaba. Me siento plena al saber que me dejaste conocerte como a nadie habías permitido y al mismo tiempo me siento tan mal de haberlo sabido.

 
Amor. Necesito encontrar mi jardín.

2 comentarios:

Kaban Oxlahun dijo...

La gente siempre cree tener la mejor respuesta a toda, lástima que sólo ven los defectos de afuera...

La soledad es siempre nuestra compañera, estando con gente o no, ella está presente...

Es difícil, pero te acostumbras a vivir con ella. Buscamos companía, nos acostumbramos a estar junto a otra persona... pero al final del día estamos solos nuevamente, pues en los sueños, aunque veamos a quienes conocemos, estamos solos de nuevo...

Pequeña Saltamontes dijo...

Complejo de puerco espín le decía él.

Nadie entiende el dolor más que quien lo padece. Los demás sólo atinamos a ser meros espectadores y sólo las personas con más sensibilidad son capaces de actuar.

La gente que te rodea simplemente está preocupada por ti y preocupada de que te alejes emocionalmente y de que en ese alejamiento te pierdas y te pierdan.

Y ante la incomprensión no queda más remedio que recurrir a las máscaras, pero también hay que saber reconocer cuando algo nos hace daño y pedir apoyo si lo necesitamos. Quizá hay muchas personas ansiosas de consolarte que no saben cómo acercarse a ti.

Por mi parte y como alguien que lo conocía, si deseas hablar de él o llorar por él y con todo mi respeto y si así lo deseas, cuenta conmigo.